No nos hagamos trampas

04 Dic 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Ricardo de Sá Ferreira

El bipartidismo está herido pero no está muerto. El PP ha ganado la segunda vuelta de las elecciones, recula más de una década y presenta uno de los peores resultados de su historia. El otro pilar del sistema político, el PSOE, está sumergido en una crisis interna sin resolución a vista, ha obtenido el peor resultado electoral de su historia y – no hay que olvidar esto jamás – ha regalado el gobierno a Mariano Rajoy.

En este escenario hay quienes defienden que Mariano Rajoy preside un gobierno débil. Esta lectura es limitada y no va más allá de mirar la política como una suma de escaños. Es verdad que Mariano Rajoy no controla los 117 escaños del PSOE y de Ciudadanos, pero su programa para las élites, si lo hace. En lo que políticamente pueda ser accesorio, el PP y el PSOE estarán en desacuerdo, pero en lo esencial votarán lo mismo. La división política no termina cuando empieza otra bancada parlamentaria, el arco parlamentario ya no sirve como clave para repartir posiciones simbólicas y programáticas. La división política empieza cuando se defienden intereses antagónicos a los tuyos.

Se podrá intentar decir que la mayoría absoluta del Partido Popular es liquida, que pueden haber tránsfugas y cuanta más presión ejerza Unidos Podemos, mayor será la hemorragia. Esta idea cuela, porque el PSOE y Ciudadanos podrán votar con Unidos Podemos en cuestiones como la LOMCE, o la derogación de la ley mordaza – no porque crean en ello, sino por pura sobrevivencia política ya que tienen que justificar su existencia. Estas mayorías son precisas pero no son “los que faltan”. Además, como hemos visto con la LOMCE, lo que salga de la oposición servirá de poco porque el PP tiene la costumbre de vetar lo que no le conviene.

Aún así, hay quienes insistan en que la disputa política se centrará en el terreno institucional y por eso tenemos que ganar experiencia parlamentaria, madurar nuestra solvencia como parlamentarios para ahí, en nuestros escaños, buscar la aprobación de quien no nos ha votado, construyendo mayorías parlamentarias para cambiar la correlación de fuerzas en el hemiciclo. Una vez más, volvemos a la idea que Mariano Rajoy tiene una mayoría liquida de Mariano Rajoy y que nosotros tenemos que ser los garantes de la normalidad democrática y de la eficiencia de las instituciones del Estado.

En un parlamento bloqueado, en que el Partido Popular podrá disolver las cortes cuando le da la gana, ¿con quien vamos a construir nuevas mayorías? ¿Con el PSOE que ha regalado el gobierno al Partido Popular? ¿Vamos a intentar construir un campo alternativo con los que ha utilizado las instituciones como desguace del Estado de Bienestar? Tenemos que construir una mayoría nueva, sí, pero fuera de las instituciones. Frente al desorden del Estado, hay que seguir trabajando en una doble legitimidad y en una dualidad de poderes: un derecho nuevo, nuevas relaciones de propiedad y una nueva hegemonía que no sea la continuidad de la norma jurídica y que revierta la actual relación de fuerzas. Para salir a la ofensiva es necesario espacio, y en el Parlamento el margen de maniobra es muy estrecho. La ofensiva que podremos lanzar está fuera. Es ahí fuera, en el subsuelo del Congreso donde existe un nuevo acuerdo de país que ponga en el centro las necesidades de la gente. Si nos limitamos a jugar a la política institucional, nos cierran el paso porque la política no es una ciencia de la administración ni una técnica institucional.

Hay otro discurso, que nos advierte y no insta – como un mantra con contornos de sermón – de que Podemos tiene que estar lejos de cualquier repliegue de identidades del pasado. Nadie está obsesionado con las identidades tradicionales. Pero no hay futuro sin memoria o ¿también tendremos de dejar de lado la ley de memoria histórica?

No se puede cambiar la memoria histórica por la seducción ya que esta última no crea patria, ni crea pueblo. Hay quien diga que la mejor esperanza de los de arriba es que nos equivoquemos y que nos arrinconemos a una etiqueta pero nuestra mayor equivocación es la percepción de la debilidad del Gobierno, es en esa percepción que está la fuerza del régimen, porque no lo cuestiona sino que pretende seducirle y buscar su aceptación. El régimen no espera que nos equivoquemos, espera que nos encerremos en su juego parlamentario y nos asimilemos al sistema. Tenemos que seguir construyendo una organización donde los dirigentes se pueden equivocar y que sea la militancia que este al mando de las grandes decisiones que afectan a Podemos, como se ha hecho con la candidatura de Unidos Podemos y sobre el acuerdo entre el PSOE y Ciudadanos.

Hay quienes defienden que necesitamos un Podemos con prestigio incluso entre sus adversarios. A nuestros adversarios no les voy a pedir permiso, les voy pedir que abran paso por qué quien nos ha traído a la crisis, no nos sacará de ella. El bipartidismo ha muerto, pero el régimen sigue disfrutando de una buena salud.


comments powered by Disqus