Que se vayan acostumbrando

13 ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Esta mañana ha tenido lugar la primera sesión del Congreso, dando el pistoletazo de salida a la XI Legislatura, y hemos podido ver imágenes inéditas en la vida parlamentaria de nuestro país, como la primera diputada negra (Rita Bosaho, de Podemos-Compromís) o la elección –con los votos de PSOE, Cs y la abstención del PP– del presidente de la Mesa (Patxi López, del PSOE) que no pertenece al partido mayoritario de la Cámara.

A diferencia de lo que ha ocurrido en los últimos años, el Parlamento no estaba rodeado de vallas y custodiado por decenas de policías para que la gente, y sus problemas y necesidades, no pudiera acercarse. Lo que sí que había eran decenas de periodistas y se respiraba un clima diferente al de pasadas legislaturas. Hoy, 69 personas han entrado con la cabeza alta, la sonrisa en el rostro y el compromiso de trabajar para que las instituciones estén a la altura y al servicio del cambio que se manifestó el pasado 20 de Diciembre.

Como ya ocurrió en la constitución de decenas de ayuntamientos y parlamentos autonómicos, ha habido quienes han querido prometer su cargo con una fórmula diferente al ya tradicional “Sí prometo” al que nos tenían acostumbrados los partidos del saqueo, la corrupción, el despilfarro y la ineficacia. Lo han hecho hablando de justicia social, de fraternidad entre los pueblos, de igualdad, de lucha contra la violencia machista y de poner las instituciones al servicio de la gente. Nada extraordinario en una sociedad democrática, y sin embargo parece que a algunos les ha sentado mal. Han chillado, silbado, bramado y pataleado. Como hicieran hace unos meses, han demostrado que no tienen un mínimo de educación ni respeto, evidencian que no soportan que gente sencilla que no lleva toda su vida preparándose para ser representante público llegue a las instituciones y les recuerde que ni las instituciones ni la política son su coto privado (la irrupción plebeya). Un ejemplo más es que hoy han cacheado a Rita Maestre a la entrada del Congreso en busca de “símbolos reivindicativos” -una muestra más de que no han entendido nada, porque ella ya es un símbolo en sí misma-.

Han estado tanto tiempo utilizando las instituciones a su servicio que les resulta inconcebible lo que ha ocurrido y está ocurriendo en nuestro país. El momento de la resignación de los de abajo y la tranquilidad de los de arriba se ha terminado. Se acabó esa estrecha concepción de la política que la reducía a un teatro entre hombres encorbatados decidiendo sobre las vidas de millones de personas sin consultar y sin conocer de primera mano las consecuencias de sus decisiones. Y está claro que no saben digerirlo. Muchos de ellos no entienden qué ha pasado en nuestro país para que un guardia civil, una jueza, un abogado especializado en propiedad intelectual, una profesora, varios jóvenes precarios o una investigadora hayan llegado a las instituciones. Han vertido, sin éxito alguno, ríos de difamaciones y acusaciones, ¡hasta de ser como ellos!, para deslegitimarnos ante una población que ha dicho basta a los abusos.

Pero sinceramente, creo que hay que decírselo claramente, con tranquilidad y firmeza: que se vayan acostumbrando. Que se acostumbren a que les recordemos que están de corrupción hasta el cuello, a que defendamos los derechos de la gente, a que renunciemos a los privilegios que ellos mantienen, a que defendamos otra forma de sentirse español y de hacer política. Nuestro país comenzó a cambiar el 15 de mayo de 2011 y este cambio es irreversible. Más lento de lo que a muchos nos gustaría, sí, pero irreversible.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus