Llámalo escrache a ver si cuela

16 Feb 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Esta mañana hemos podido leer en diversos medios de comunicación calificar de “escrache” lo ocurrido en las calles de nuestra ciudad tras las celebración de la Comisión de Seguridad del Ayuntamiento de Madrid. Al parecer, 300 policías, según los sindicatos convocantes, han increpado, vertido insultos ideológicos (rojo de mierda, perroflauta…) y abucheado a Javier Barbero, Delegado del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias, para después zarandear y golpear su vehículo. Además, una periodista de la Agencia EFE ha sido golpeada.

Más allá de entrar a valorar los motivos de la protesta, relacionados con la eliminación del cuerpo de antidisturbios de la Policía Municipal y que bien daría para una discusión competencial, cabe preguntarse si se puede calificar de escrache.

1.- Los escraches se popularizaron en nuestro país a raíz de la campaña activada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) a raíz de la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) que solicitaba la dación en pago, la paralización de los desahucios y la implantación de un sistema de alquiler social.

2.- Esta ILP se puso en marcha debido al bloqueo institucional que se encontraron activistas, afectados y profesionales a la hora de interlocutar con los partidos políticos que hacían oídos sordos a un clamor popular.

3.- Se trataba de hacer frente a una situación de emergencia social que vulneraba los Derechos Humanos y había sido sancionada por la propia Unión Europea.

4.- La ILP había conseguido, tras la inmensa tarea de recoger 1.402.854 firmas, sortear los obstáculos burocráticos y llegar al Congreso, donde algunos grupos parlamentarios habían manifestado su negativa a debatir la propuesta.

5.- Por todo esto, se puso en marcha un novedoso “mecanismo de participación democrática” que en ningún caso contemplaba el uso de “violencia, ni coacciones” tal y como señaló el Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM).

6.- Todas, repito, todas las acciones de la PAH han sido y son pacíficas.

Sabiendo que el Ayuntamiento mantiene canales de interlocución con los sindicatos policiales (7 reuniones desde que Barbero es concejal) y conociendo estos antecedentes, ¿tiene sentido hablar de “escrache”?, ¿Son equiparables ambos casos?, parece evidente que no.

No me cabe la menor duda de que la llegada de un gobierno de cambio al Ayuntamiento de Madrid genera nervios pero recomiendo calma. Quienes no han gozado de privilegios, no han incumplido la ley y no se han beneficiado de dos décadas de malgobierno popular pueden estar tranquilos. Es comprensible que los cambios generen resistencias pero hay que entender que la ciudadanía madrileña votó cambio en las pasadas elecciones de mayo. El gobierno de Ahora Madrid está haciendo aquello para lo que fue elegido: modernizar Madrid, acabar con una gestión corrupta e ineficiente y hacer de Madrid una ciudad más habitable. En materia de seguridad esto se traduce en efectuar las reformas necesarias para proveer de servicios a la ciudadanía más que para controlarla.

P.D: Es triste observar que algunos de los que criminalizaron y acusaron de filoetarras a los participantes de los escraches de la PAH hoy guardan silencio o, lo que es peor, parecen jactarse de lo vivido por Javier Barbero.


comments powered by Disqus