Juventud SIN Futuro: 5 años de transversalidad

11 Abr 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Escrito por Pablo Padilla y Héctor Meleiro, ex militantes de Juventud Sin Futuro.

El 7 de abril de 2011 Juventud SIN Futuro salió a las calles de Madrid a exigir vivienda, empleo digno y un futuro digno para toda una generación. Cinco años después, el desempleo juvenil sigue siendo escandaloso, la edad de emancipación roza los 30 años y miles de jóvenes se han visto obligados a abandonar el país. Sin embargo, esa manifestación, que asegurábamos “sólo era el principio”, supuso uno de los precedentes de la histórica manifestación del 15 de mayo.

photo_2016-04-11_11-21-14

Juventud Sin Futuro ha sido y es un colectivo juvenil pequeño, humilde, por donde han pasado decenas de jóvenes madrileños (y de otras partes) que hace cinco años tuvo un objetivo: poner en la agenda política, social y mediática las problemáticas de toda una generación, señalar a los culpables y proponer soluciones. Resultaba imprescindible desnaturalizar la precariedad, la imposibilidad de acceder a una vivienda o los recortes en sanidad y educación, era necesario politizar los dolores que se vivían en soledad, en privado, y evidenciar que se trataban de cuestiones colectivas.

Más allá de los errores cometidos –incapacidad de extensión territorial o la dificultad para incorporar a ciertos sectores juveniles- creemos justo reconocer algunos aciertos que marcaron un estilo propio que, para qué negarlo, incomodó a múltiples actores políticos. Nos atrevimos a ir a platós de televisión (algo que hoy ya nadie cuestiona), entendimos el potencial de las redes sociales, importamos repertorios de acción colectiva de otros lugares de Europa, hablamos a la juventud en “su idioma” y, en nuestra opinión lo más innovador, supimos apelar a un sujeto político que no estaba constituido separándonos –sin desprecio alguno- del imaginario de la movilización estudiantil y de la izquierda clásica.

su idioma

Quizá, y sólo quizá, se trata de la transversalidad de la que tanto se habla ahora. Se trataba no de re-editar o actualizar identidades clásicas, sino de construir un sujeto amplio basado más en las demandas y los problemas que nos unían que en los elementos simbólicos de nuestras respectivas parroquias. Este atrevimiento le supuso una cierta dificultad a medios de comunicación y partidos políticos para encerrarnos en las etiquetas viejas. No éramos los típicos jóvenes de izquierda radical haciendo lo que se esperaba de nosotros. Éramos unos jóvenes preocupados por el quiebre de expectativas de nuestra generación, por la dificultad de acceder a una vivienda o a un trabajo estable que nos garantizase una mínima estabilidad vital.

Esta apuesta tenía riesgos, sí, especialmente para quienes se benefician del statu quo o para los que disfrutan de la comodidad de pelear siempre desde los márgenes pero tenía también fortalezas y potencialidades. Nos permitió construir una propuesta de mayorías, apelando a los que faltaban, a quienes nunca se vieron interpelados por otras iniciativas políticas pero que compartían las experiencias de agravios materiales, anhelos vitales y disconformidad con el proyecto de las élites. Y no, ante los temores de algunos, hay que decir que no es incompatible con cambios profundos que beneficien a la mayoría ni supone ninguna traición a la memoria de los que trabajaron por los derechos sociales antes que nosotros. Seguramente no haya peor reconocimiento a quienes ampliaron el marco de derechos que reducir su memoria a la autorreferencialidad que, si bien hincha el pecho, no supone de por sí avance social alguno.

Por último, es necesario dejar claro que la transversalidad no es un truco, no es un disfraz que uno se pone para ocultar lo que en realidad es. Es más bien una apuesta que hay que creerse, una apuesta por integrar en un sujeto nuevo y no rígido diferentes demandas democráticas que permanecen insatisfechas y que merecen ser procesadas, pero que no se reconocen necesariamente en las identidades preexistentes.

Juventud Sin Futuro no era una propuesta “reformista”, al menos no en el sentido que le querían dar quienes la catalogaban entonces como tal; era una apuesta política que era radical a la vez que tenía vocación de ser mayoritaria. Y no cabe duda del éxito que tuvimos en ese sentido. No se entendería si no el sobredimensionamiento simbólico que se le dio en aquel entonces (y aún hoy)  a un colectivo de una decena de jóvenes madrileños que acabaron por representar el malestar de toda una generación.


comments powered by Disqus