La manía de mentir sobre la banca

30 Jun 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Desde la debacle de las cajas de ahorros hasta la reciente intervención del Popular, algunos responsables políticos han demostrado un preocupante desconocimiento de la realidad o un deseo poco honorable de taparla. Nos dijeron entonces y nos han vuelto a decir ahora que aquí no pasaba nada, que disfrutábamos de un sistema financiero potente y que, aun si venían mal dadas, no se utilizaría un solo euro público para rescatarlo.

Es fácil encontrar ejemplos de unas manifestaciones que pronto se demostró que sólo podían responder a la ignorancia o a un descarado deseo de ocultación. En septiembre de 2008, mientras la tea de las hipotecas basuras prendía fuego a la banca estadounidense, José Luis Rodríguez Zapatero, a la sazón presidente del Gobierno, aseguraba ante decenas de empresarios en Nueva York que la nuestra era “quizás” las más sólida del mundo.

Apenas un par de años después, la ministra de Economía a la que le estalló en las manos la crisis de las cajas de ahorros, Elena Salgado, seguía con la misma cantinela. “Nuestro sistema financiero es absolutamente solvente”, dijo con todo desparpajo en una entrevista que la cadena SER le hizo el 24 de mayo de 2010. En aquel momento ya habían sido intervenidas Caja Castilla La Mancha y Cajasur, pero lo peor estaba todavía por venir.

En julio, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, tampoco tuvo el menor reparo en dar la cara por la banca después de las primeras pruebas de estrés. Aunque señalaban la delicada situación de cinco entidades, cuatro de ellas grupos de cajas de ahorros, Fernández Ordóñez subrayó el “elevado nivel de solvencia” del sector. Poco más tarde caían la CAM, Unim, Catalunya Caixa, Novagalicia Banco y el Banco de Valencia.

A las elecciones de 2011 se llegó con el sistema financiero abierto en canal y necesitado de recursos para remontar el vuelo. Probablemente muchos de ustedes recuerden cómo Mariano Rajoy se comprometió en campaña a solucionar el problema sin que costara dinero a los españoles. Al año siguiente, pidió un rescate de 60.000 millones para pagar, entre otras cosas, los platos rotos de Bankia. Ni el Banco de España cree que se vayan a recuperar.

Con el Popular se ha repetido la historia, aunque las circunstancias y la resolución hayan sido algo distintas. En 10 de abril de este año, durante una conferencia celebrada en Barcelona, Luis de Guindos aseguró que era un banco “saneado”. Apenas un mes después, el Popular fue intervenido y adjudicado al Santander por un euro, con grandes pérdidas para los accionistas que aguantaron hasta el final, quizás porque creyeron al ministro de Economía.

Zapatero, Salgado, Fernández Ordóñez, Rajoy, Guindos… ¿no sabían que parte de nuestro sistema financiero estaba podrido o lo sabían pero no podían admitirlo públicamente para vitar males mayores? ¿Son conscientes ahora de que su desconocimiento o sus mentiras han llamado a engaño a mucha gente? ¿No se dan cuenta unos y otros de que parece que siempre intentan salvar el culo a los mismos?

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.


comments powered by Disqus