Opinion · Aquí no se fía

¿Subidas salariales del 2% al 3%? Ya veremos

El preacuerdo entre patronal y sindicatos para orientar la negociación colectiva de los próximo tres años ha sido el parto de los montes. Dieciocho largos meses de toma y daca han alumbrado unas recomendaciones más vagas de lo que en principio parecen y sin poder vinculante para nadie. Es verdad que las organizaciones firmantes se comprometen a promover mejoras salariales significativas de aquí a 2020 (2% anual, más otro 1% condicionado a diversos factores). Pero está por ver que eso vaya a reflejarse de forma generalizada en los convenios, teniendo en cuenta la contumaz cicatería del empresariado y la merma en la capacidad de movilización de los trabajadores que ha dejado la crisis.

Por lo demás, la subida prevista no es como para tirar cohetes, aunque ciertamente supone un intento de poner fin a la congelación salarial que llevamos sufriendo desde hace años. Si tenemos en cuenta la previsión de crecimiento de los precios que mantiene a día de hoy el Banco de España (1,4% en 2018, 1,5% en 2019 y 1,7% en 2020), la ganancia de poder adquisitivo sería mínima y, desde luego, no bastaría para recuperar los casis diez puntos perdidos en el último decenio. Además, a la negociación colectiva sólo están sujetos 10,5 millones de trabajadores, poco más de la mitad del total, y lo normal es que las subidas del resto (entre ellos los funcionarios) sean aún menores.

Un dato más: hasta finales de mayo se habían suscrito 2.385 convenios, que afectan a 5,7 millones de asalariados, según consta en los registros del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. La subida media pactada en ellos es del 1,59%, mientras que la inflación está ya en el 2,3%, según el IPC de junio adelantado ayer por el Instituto Nacional de Estadística. Mucho tiene que bajar por tanto los precios de aquí a fin de año para que ese importante colectivo no vuelva a perder poder de compra, sobre todo porque las cláusulas de revisión, que permitían compensar las desviaciones, prácticamente han desaparecido de los convenios.

Más calado pueden tener otros aspectos del preacuerdo entre patronal y sindicatos, siempre en el hipotético caso de que sean respetados luego. Uno de ellos es la elevación del salario mínimo en convenio a mil euros mensuales en 14 pagas no más allá de 2020, de conformidad con lo previsto también para el salario mínimo interprofesional. En un país donde, después de décadas, ha vuelto a haber trabajadores por debajo del umbral de pobreza, esa subida era un clamor y es bueno que se haya recogido, si no se queda en un simple brindis al sol. Otro aspecto importante del preacuerdo es el compromiso de que no decaigan los convenios cuya renovación se esté negociando, aunque venza la prórroga de un año. Se evitará así uno de los abusos cometidos al amparo de la reforma laboral de 2012, de tan catastróficas consecuencias para los trabajadores.

.

Puedes seguirme en Twitter: @vicente_clavero

.