Opinion · Puntadas sin hilo

La pitada

Pocas veces habrá habido tan grande publicidad ante un evento como el que ha conseguido Esperanza Aguirre con su proposición de que se suspenda la final de la Copa del Rey de fútbol del próximo viernes y se juegue a puerta cerrada si los aficionados vascos y catalanes pitan al himno de España y al Príncipe, que representará al Rey. Tan es así que previsiblemente el país al completo estará ansioso de ver si se producen masivamente los silbidos o no. Y lo tremendo es que, si no se producen, la decepción será total. Yo, desde luego, pienso ver la final conectando media hora antes para que no se me escape detalle. Y espero que TVE no recurra a la treta de aumentar escandalosamente el sonido del himno para acallar los pitos.
Quienes creíamos que no hay nadie peor que Rajoy para gobernar estábamos equivocados. Lo hay: Esperanza Aguirre, esa dama de por lo menos titanio. Sería terrible que esta señora gobernase España, siquiera fuese en prueba durante seis meses. Haría virguerías en ese tiempo, todo un catálogo de desmesuras y decisiones retrógradas. Su historial de declaraciones y deseos lo avalan. Aunque lo grave sería que una gran mayoría de ciudadanos estarían de acuerdo con sus medidas.
Aparte del empuje publicitario, Aguirre ha conseguido potenciar fuertemente el independentismo. En lugar de torear, arte que tanto le gusta, y conciliar, ha exacerbado los ánimos y los sentimientos de vascos y catalanes. Tendrá su cuota de mérito en el futuro incierto de España. Y habrá impulsado y reforzado también a la extrema derecha. No sé por qué, veo a Esperanza Aguirre con una banderita de España de las de reloj grabada en su cerebro.
El Príncipe tendrá que aguantar los silbidos, que para eso le pagan, sobre todo ahora que el PP y el PSOE han votado juntitos y en contra de que a su padre le igualen el sueldo al del Presidente del Gobierno. Las lecheras de la policía tendrán acordonado el estadio y los helicópteros y camufladas cámaras trabajarán a destajo pare tener identificados a los pitadores y ya veremos luego qué pasa, si simplemente los multamos o los enjuiciamos. Aguirre estará en el palco de Autoridades y los gritos de independencia y repulsa habrán conseguido que España sea una incógnita un poco más próxima y siempre sin resolver.
Vayan mis silbidos y abucheos contra Esperanza Aguirre, esa dama indeseada que ya hasta gritar quiere prohibir. Durante el partido imaginaré qué medidas adoptaría con urgencia Esperanza Aguirre si fuera Presidenta del Gobierno.
Los españoles deberíamos establecer las pitadas para una serie casi infinita de actividades. ¿Les apetece decir algunas?

——————–

Gota del día: Ha fallecido el inventor del primer mando a distancia. Del televisor, quiero decir. Porque el mando a distancia sobre las conciencias y decisiones de los ciudadanos tiene siglos y un futuro arrollador. Y también se puede cambiar de canal: el canal político, el canal religioso, el canal económico, el canal policial… Pensamos por usted. Todos en HD.

——————

Gota QUINIELA: ¿Será muy numerosa la manifestación autorizada en Madrid para el viernes, coincidiendo con la final de Copa? ¿Los identificará la policía?

—————————

Gota que MOJA: La Unión Progresista de Fiscales rechaza el archivo del ‘caso Dívar’, por haberse investigado solo documentación fragmentaria e incompleta. Y entienden que el Presidente del Consejo y del Tribunal Supremo debe ser removido de su cargo.