Desde pequeñitos

27 may 2012
Compartir: facebook twitter meneame

Desde pequeñitos nos enseñaron-inocularon:
Que vivimos en una sociedad capitalista, que es la buena.
Que siempre ha habido ricos y pobres.
Que heredar es lo normal y conveniente.
Que el socialismo es el mal.
Que el comunismo es lo peor.
Que España es una gran nación y una gran potencia.
Que la Historia fue como nos la contaron.
Que la Iglesia católica es la única verdadera y además es necesaria.
Que el sexo es pecado.
Que el amor ha de ser eterno.
Que un cura te puede absolver o condenar.
Que el Papa es lo más de lo más, y siempre santo, sea quien sea y haga lo que haga.
Que no todos los pobres pueden estudiar.
Que el que tiene padrinos se bautiza.
Que los jueces te pueden meter en la cárcel porque sí.
Que el Ejército está siempre ahí.
Que la Policía es la disculpa legal para nuestra brutalidad. Y que a veces se exceden porque los provocamos.
Que los banqueros son personajes envidiables y a respetar.
Que el dinero no lo es todo, pero en la realidad lo es.
Que el anarquismo es el caos y la desintegración política y moral.
Que hay que ser honrados, sin haber definido la honradez.
Que el hambre se debe ocultar.
Que un trabajador es un número.
Que las cárceles están llenas de quienes no aceptan las normas, pero nunca de poderosos.
Que Gibraltar es español.
Que Ceuta y Melilla son españolas, como antes lo eran los demás territorios africanos.
Que Cuba nos quiere.
Y Venezuela.
Y Argentina y toda la América latina.
Que el descubrimiento y colonización de América fue un acto generoso.
Que el deporte es igual o superior a la cultura, que es cosa de pocos.
Que leer es un pasatiempo.
Que la mujer ya no debe estar en casa con la pata quebrada, pero sin pasarse.
Que hay que ser hombres, y las mujeres, mujeres, dijo Aznar en tiempos no lejanos.
Que el extranjero era algo extraño, en donde nos envidian y a la vez nos odian a causa de esa envidia.
Que las tradiciones son el gran acervo que nos guía.
Que los independentismos son ruines e indeseables.
Que la patria es sagrada.
Que la bandera también es sagrada, aunque sea un trapo. Como todos los símbolos.
Que el honor y la honra continúan siendo calderonianos.
Que sindicatos sí, pero con prevención y un cierto desprecio, ojito con ellos.
Que los partidos políticos en el fondo son un entretenimiento; de algo hay que ser si hay que ser de algo.
Que había que respetar las leyes sin pensar; sin pensar si eran justas o no.
Que la corrupción no es un mal mayor, y que el que no se corrompe es porque no puede.
Que las cadenas son una nostalgia.
Que Europa, bueno, si no hay más remedio…
Que los inconformistas y los negadores de todo no prosperarán. Contra el sistema no se puede.
Que ante la confusión y el caos lo mejor es vivir y nadar haciendo(se) el muerto.

¿Cómo luchar contra todo esto?

————————–

Gota COARTADA: El PSOE pide que la Iglesia pague el IBI y requiere a ‘sus’ Ayuntamientos para que lo exijan. Parecen tontos. Solo se puede conseguir ya no cambiando la Ley de Mecenazgo, sino denunciando los Acuerdos con la Santa Sede.