Los Reyes Magos

Arturo González

Les voy a contar un secreto: Los Reyes Magos son el Gobierno. No me negarán que Rajoy, Montoro y Guindos son tres Melchores, Gaspares y Baltasares perfectos para una cabalgata, Fátima Báñez, Soraya Sáez y Ana Mato tres pajes con mazo de vieja e histórica película española, Gallardón y Wert camelleros y camellos traficantes de la carcundia. Los demás son volatineros y funámbulos de la política.

Este año vienen rácanos. Con bolsa de los caramelos de las mentiras, las buenas palabras y las promesas sin certificado de garantía. Nos dejarán en el cuarto de estar el carbón de las pensiones mermadas, el e-book de gran potencia que recoja y almacene el número de españoles sin trabajo, las muñecas de la corrupción de todo tipo y modelo.

Los viejecitos se morirán en la misma farmacia en la que no pueden pagar el medicamento, todo el país estará a oscuras porque sus habitantes no podrán pagar la luz ni poner la lavadora, a los más ricos Melchor-Rajoy les dejará una televisión de plasma, ametralladoras para los niños antidisturbios que hayan sido malos, pelotas de goma de juguete, no visitarán el Parlamento, ¿para qué?, no hablarán catalán, irán a misa antes de reemprender viaje a Oriente-Andalucía, traen un regalazo para Alemania y su cancillera protestante, a los emigrantes les mandarán toneladas de nostalgia, a los inmigrantes toneladas de desprecio y castigo, harán que nazca con fuerza el sentimiento nacional de España, legislarán sin tino ni mesura ni diálogo real, a su tocayo Juan Carlos ni tocarlo en su transparencia, la Constitución será declarada Biblia nacional sin fe de errores, todos los jueces serán bastardos, recogen alcabalas, impuestos y tasas hasta que los habitantes revienten o se suiciden, apoyarán el expolio de viviendas, a los banqueros y españoles distinguidos los declararán exentos de todo pago y culpa, si hace falta viene el Papa a echar una mano, habrá niños pobres que por todo regalo de Reyes sus madres solo les pueden dejar un caramelo un caramelo (es verídico).

Estos reyes tienen contrato-franquicia para España durante tres años más, en los que pueden hacer lo que les venga en gana, no traerán ni oro ni incienso ni mirra, traerán desánimo, desconfianza y desesperación, y hay quien cree que más que reyes son tiranos. Ya ni siquiera traen ilusión. España se ha hecho adulta, y por eso los abomina. Estos reyes han hollado la democracia. Son los reyes del Gobierno de la injusticia social.