El churrero Petrov

Arturo González

¿Es soportable desayunarse todos los días con un caso de corrupción?  El churrero Petrov es un ciudadano ruso afincado en Lloret de Mar, que además de guardar un kalashnikov en su domicilio, disparaba churros calientes antes de enriquecerse con negocios inmobiliarios ahora investigados por la Fiscalía Anticorrupción, culminada de momento con la detención del propio churrero y otras tres personas, entre ellas la arquitecta municipal de Lloret, que parece era quien informaba sobre las solicitudes de construcción presentadas por Petrov, que llegó a comprar una calle completa del municipio. Malas lenguas ajenas a la investigación afirman que en el empeño se alcanzaron beneficios de cincuenta millones de euros. Como se sabe, últimamente los millones vuelan como vencejos en primavera.

Y cuando no es uno, son dos las corrupciones diarias aparecidas. Ayer se conoció la sentencia del caso Pallerols y se supo al fin que Unió, el partido de Duran i Lleida, amuebló sedes y pagó nóminas con dinero destinado a los parados. Pero Duran i Lleida afirma que no dimitirá ni loco.

Con razón dijo Mark Twain que el descubrimiento de América por los españoles había sido una aventura maravillosa, pero que más maravillosa habría sido si hubieran pasado de largo. Las sandeces dichas por Rajoy en su periplo sudamericano confirmaron lo dicho en su día por el escritor norteamericano. Desde confundir Perú con Cuba, como Trillo a El Salvador con Honduras hasta Franco Málaga con Granada. Míster Rajoy señaló que es injusto generalizar con la corrupción, y que en cuanto a la del PP estará a lo que diga la comisión interna del PP. Pues mire, la corrupción hiede y pocos españoles habrá que no crean que es general. ¿Qué se apuestan ustedes a que esa comisión concluirá con que no ha habido ni ápice de corrupción en toda la historia del PP?

La corrupción es la hermana tonta y gemela de la crisis económica. No se podrá generalizar, pero nos atufa. ¿O nos está acusando el señor Rajoy de inventárnosla? Desgraciadamente, ningún cargo público o que se relacione con ellos, está libre de sospecha. Lo cual es más grave que si de verdad existiera tanta y tan concreta. Y de esto no son culpables los ciudadanos, sino los adalides y cuerpo político. Basta leer el periódico o escuchar la radio por la mañana para enterarse de la corrupción del día, como si fuera la información del tiempo. La corrupción es el bozal de la democracia. En lugar de luchar contra ella, la niegan.

_________________

Gota IRRELEVANTE: El alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, que llegó a cobrar 138.700 euros en un año, declara que  su sueldo es ‘irrelevante’.

__________________

Gota A IMITAR: El Tribunal Supremo ha avalado en tres sentencias la decisión de la Junta de Andalucía de no subvencionar a los colegios que segregan por sexo.