Creo que nadie tiene ni idea de lo que va a pasar

16 Ene 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Entre la imposibilidad para el análisis racional que propicia la situación y la inconsciente tentación de confundir realidad con deseo, creo que lo único que se puede afirmar con rotundidad es que nadie tiene ni idea de qué va a pasar, empezando por los propios partidos y continuando con los ciudadanos.

Podemos ha entrado en descomposición, o al menos en serias dificultades de coordinación, y el PSOE sigue en luchas internas, y a la vez ambos en enfrentamiento entre ellos. Así, y a pesar de la proclividad de los políticos a desdecirse de lo dicho, parece que un gobierno de izquierda, o progresista si prefieren, no resultará factible.

En relación el PP no se sabe si Rajoy aguantará en el liderazgo o es cierto que existen movimientos para liquidarlo a la catalana. Tampoco se sabe si el PSOE apoyará al PP, aun fuese con simple abstención.

Por otro lado todos dicen que no quieren nuevas elecciones. Pero no se sabe quién lo desea de verdad o quién no. Nadie está seguro de que reforzaría su posición.

Podemos, para contener la sangría de disconformes, tal vez debería romper con sus socios electorales catalanes, valencianos y gallegos, y clarificar y consolidar su proyecto sin imposiciones. Cada uno por su caminito, y veremos.

A Pedro Sánchez se le está ponendo cara, y mirada, de loco, acosado por el partido y por su ambición personal manifiesta que le hace traspasar toda barrera de ortodoxia política., cual es el caso de los senadores cedidos.

Prometen algo que no pueden cumplir por sí solos. Reforma federal de la Constitución, el uno, y Referéndum el otro.

Rajoy desentona y parece un abuelo ya fuera de tiempo entre los líderes de las demás formaciones. Y los cargos y militantes del PP, también.

La inocente Unión Europea ruega educadamente una pronta resolución.

Los ciudadanos están ahítos. Pasan d estos juegos florales envenenados y esperan indiferentes. Ya casi les igual lo que pase. Y si se repiten elecciones, muchísísímos no votarán. Se les ha agotado el deber cívico. Incluso creen que no es urgente ni necesario un gobierno.

Entramos en dos largos meses de pulsos y especulaciones, de no pero sí, de sí pero no, de acusaciones y defesas de egoísmos particulares o de grupo.

En estas condiciones solo cabe la decepción, cuando no la preocupación.

Todos nos sentimos en posesión de la verdad y de lo deseable.

Lo festivo deja paso a lo sombrío.

Permanecen los viejos usos.

Y la intolerancia. Ya en primera instancia afloran los desacuerdos y las acusaciones de traición. Se quiere que en la Mesa del Congreso tengan mayoría quienes tienen minoría.

Es una sociedad, y unos políticos, llena de piojos.

Va a haber que echarlo a cara o cruz.

Mi cálculo de probabilidades sobre las tres salidas posibles:
– Gobierno de coalición entrando el PSOE: 30 % (15% con Rajoy al frente del Gobierno y 15% sin Rajoy)
– Gobierno del PP y Ciudadanos, con la simple abstención del PSOE: 25%.
– Gobierno de izquierdas: 15%.
– Nuevas elecciones: 30%.

Calculen si lo desean.

____________________________


comments powered by Disqus