Las mentiras de Aguirre

Tras los resultados electorales que han permitido que Manuela Carmena y Ahora Madrid se puedan hacer con la alcaldía de Madrid, Esperanza Aguirre ha dado una rueda de prensa erigiéndose como defensora del sistema democrático y ofreciéndose al PSOE y Ciudadanos para gobernar este Ayuntamiento. Escuchar su discurso resulta impactante, pero no debieran pasar desapercibidos algunos detalles de estas declaraciones, que analizo a continuación:

1.- “En estas elecciones ha obtenido el 31% de los votos una opción que se ha presentado como izquierda radical”

Exactamente la manera en que se presenta esta opción es: “Ahora Madrid es el nombre de la candidatura ciudadana que se presentará a las próximas elecciones al Ayuntamiento de Madrid apoyada por Ganemos Madrid y Podemos” y declara que “nace de la capacidad que tenemos de enfrentarnos a lo que no nos gusta para crear, con imaginación y esfuerzo, unas instituciones a la altura de la gente de nuestra ciudad que lleva años demostrando que está por delante de los partidos políticos, resolviendo por sí misma los problemas que las instituciones no están abordando”.

“Izquierda radical” es un término que se suele referir a los grupos políticos que rechazan la idea de que los cambios políticos y sociales se puedan conseguir de manera democrática. Precisamente Ahora Madrid ha seguido un camino diametralmente opuesto: ha construido una plataforma ciudadana que ha conformado una lista con primarias abiertas para presentarse a un proceso electoral.

2.- “Que Madrid tenga una alcaldesa al frente de un partido que quiere utilizar la alcaldía como trampolín para romper el sistema democrático y occidental, tal y como lo conocemos, pues eso es algo que debe hacernos reflexionar a todos”

Ahora Madrid es una plataforma ciudadana que sólo se presenta a la Alcaldía de Madrid. La persona que propone como alcaldesa es una jurista que fue detenida durante la dictadura, fue vocal del Consejo General del Poder Judicial, fundadora de la Asociación Jueces para la Democracia, luchó y erradicó las “astillas” en los juzgados, fue relatora de las Naciones Unidas y es miembro del patronato de la Fundación Alternativas (en la que también participan Felipe González y Jose Luis Rodríguez Zapatero). Este curriculum parece demostrar que la experiencia de Manuela Carmena más que romper el sistema democrático occidental, sería capaz de mejorarlo.

3.- “El castigo que quizá nos merezcamos creemos que no deben recibirlo los ciudadanos madrileños con un Ayuntamiento gobernado por un grupo que no ha ganado las elecciones”

En España tenemos un sistema político proporcional. Dentro de este, si en unas elecciones no hay un partido político que consiga una mayoría absoluta, habrá una lista que sea la más votada, pero esta no será capaz de formar gobierno por si sola y se verá obligada a negociar con otras formaciones para poder hacerlo. Atribuir en estas circunstancias el título de partido ganador es un error ya que lo que tenemos es un escenario en el que distintas partidos pueden aliarse para conseguir una mayoría, que es lo que está ocurriendo en Madrid.

4.- “El 62% ha optado por opciones inequívocamente defensoras del orden institucional”

Para poder presentarte a unas elecciones en España tienes que cumplir una ley de partidos. Al hacer posesión de un cargo tienes que prometer o jurar defender la Constitución Española, es decir, el orden constitucional. Esto significa que el 100% de las opciones que se presentan a las elecciones en este país respetan el orden constitucional.

5.- “Quería volver a la política para intentar frenar a Podemos”

En realidad, Esperanza Aguirre nunca ha dejado la política. Desde que dejara la presidencia de la Comunidad de Madrid el 26 de Septiembre del 2012, ha seguido siendo la Presidenta del Partido Popular de Madrid, estando en la primera línea de la actualidad política.

6.- “Me propongo evitar que Madrid pueda ser un trampolín para una victoria en noviembre que cambie nuestro sistema constitucional”

El punto 2 del artículo 1 de la Constitución Española declara que “la soberanía nacional reside en el pueblo español, y de él emanan los poderes del Estado”. El único que puede cambiar el sistema constitucional, por lo tanto es el pueblo español con sus representantes en el Congreso de los Diputados. Si Esperanza Aguirre estaba tan preocupada porque se produzca un cambio democrático de acuerdo a las reglas que establece el sistema constitucional, quizás debería haber hecho una mejor campaña en la que, entre otras cosas, presentara un programa electoral.

7.- “Aquí ha surgido una fuerza política diferente que no está en nuestro sistema democrático constitucional”

El sistema democrático constitucional no es “nuestro”, es de toda la sociedad y de acuerdo a él se regulan los partidos políticos y las instituciones. Con esta declaración, además de hacer un uso partidista de un sistema que es de todos los españoles, excluye a las 519.520 personas que hemos votado a un partido del sistema democrático. Simplemente, echa al 31% de los votantes de la ciudad de Madrid de un sistema que, dicho sea de paso, no es suyo.

8.- “A lo mejor resulta que nadie tiene mayoría absoluta y yo soy alcaldesa de Madrid, no lo descarte usted”

Es una opción posible. Por ejemplo, sí Ciudadanos vota a favor de la investidura de Esperanza Aguirre y solo un concejal del PSOE se abstiene, Esperanza Aguirre sería alcaldesa. Algo parecido ocurrió cuando Esperanza accedió por primera vez a la presidencia de la Comunidad de Madrid con el famoso tamayazo. Tras esta experiencia y con las muestras de ética política que ha demostrado Esperanza Aguirre a lo largo de su carrera, desafortunadamente esta opción no la podemos descartar hasta el mismo momento en el que se conforme el gobierno municipal.

9.- “Lo que me propongo hacer es llegar al fondo de la regeneración, creo que el PP requiere una refundación y me propongo llevarla a cabo en Madrid”

Así acaba la rueda de prensa la persona que lleva casi once años en la presidencia del partido que quiere refundar y en el que ha tenido casos de corrupción que han salpicado a sus más estrechos colaboradores. No hacen falta más comentarios.