Tres detalles sobre Rivera en Salvados

Carlos Huerga

El pasado domingo tuvimos la oportunidad de ver algo poco frecuente: dos candidatos a la presidencia del gobierno debatiendo frente a una cámara de televisión. “Es la hora del Cambio” de Pablo Iglesias frente a “El Cambio Sensato” de Albert Rivera.

Mucha gente le ha otorgado la victoria del debate a Albert Rivera. A Pablo Iglesias se la ha criticado por su falta de concreción sobre su programa. Recurrir a las consignas sin terminar de demostrar viabilidad para sus medidas ha sido señalado como su punto más débil.

De Albert Rivera se aplaude su claridad y contundencia. Sin embargo, en el debate hubo tres detalles, alguno pudo pasar desapercibido, que en cierta manera rompen el centralismo en el que Ciudadanos se quiere asentar mostrando unas maneras, cuanto menos, de vieja política:

Género.

Al comienzo del debate, Jordi Évole preguntó por la gente que acompañaba a cada uno de los dos candidatos. Tres hombres con Rivera y tres mujeres con Iglesias. Rivera dice “te rodeas de tías”, al darse de la incorrección política del comentario, reculó diciendo que una de sus asistentes está ausente por una baja de maternidad. Acto seguido, vuelve a marcar posición diciendo “no estoy a favor de las cuotas, ni para bien ni para mal”.

Estas declaraciones muestran un gran desconocimiento del tremendo problema que existe con la desigualdad entre hombres y mujeres. En España las mujeres son desiguales por ley y es una cuestión que debería preocupar a cualquier candidato a la presidencia del gobierno: ganan menos que los hombres tan sólo por ser mujeres, los permisos de cuidados (como el de la colaboradora de Rivera) refuerzan la división sexual del trabajo, etc.

Además muestra un absoluto desconocimiento sobre el funcionamiento de las cuotas. Uno de los mecanismos utilizados para corregir esta desigualdad. ¿Qué significa ni para bien ni para mal?, ¿Es acaso normal que los mejores puestos los ocupen siempre los hombres?, ¿Es una coincidencia que de las ocho sillas que hubo en los debates del domingo en La Sexta sólo una la ocupara una mujer?

Sanidad.

Cuando tocó hablar de la exclusión sanitaria de las personas migrantes, Rivera declaró que no es lógico que vengan turistas a España para operarse y que la sanidad atiende a todo el mundo. Este es el argumentario del PP.

No creo que ninguno de los dos candidatos vaya a promocionar el turismo sanitario. Sin embargo, tratar este tema así, deja en un segundo plano la cuestión clave con respecto a la universalidad de la sanidad: la situación de la población migrantes que ha sido excluidas. Bien es cierto que todo el mundo es atendido en urgencias. El problema son todos los tratamientos de seguimiento que se les deniegan (embarazo, programa de salud infantil, enfermedades crónicas, etc) que además de evitar un coste mayor a la sanidad (un seguimiento es más barato que una intervención), hacen que puedan tener una vida saludable. Una vida digna. Ocultar este tema apelando al turismo sanitario suena a coger un paraguas que otros usan para no mojarse.

Sueldos de los nuevos concejales.

En un momento del debate se habló de los sueldos de los políticos. Rivera criticó como muchos concejales, nada más llegar al consistorio, se suben el sueldo. Tiene toda la razón en que este aspecto es criticable. Sin embargo, obvió que muchos concejales tampoco están dispuestos a bajárselos. Ejemplo de esto es el Ayuntamientos de Barcelona, donde Ciudadanos, junto con el resto de fuerzas de la oposición, se han negado a bajar los sueldos de los ediles.

La gestión de la política, como el resto de los trabajos, debe ser remunerada de tal manera que permita tener una vida digna. Ahora bien, pedir austeridad por un lado y por el otro forzar para que no se bajen sueldos que pueden alcanzar los 70.000 € anuales, dejan esta posición como algo más cosmético que ético.

Son sólo tres detalles, pero parecen indicar que la nueva política de Ciudadanos no es tan nueva y que su centro ideológico no es tan centro.