Ocho claves de los nuevos resultados electorales

Carlos Huerga

Una vez más, no ha habido ganador

Insisto, vivimos en un sistema parlamentario proporcional. Solo podemos hablar de la victoria de un partido cuando este ha conseguido mayoría absoluta, y esto no ha pasado. Volvemos a tener un arco parlamentario fragmentado y la única manera posible de que tengamos gobierno es que los distintos partidos políticos se sienten a negociar y lleguen a acuerdos.

El PP, el único que ha mejorado su resultado

Dimisión de un Soria, no recoger la petición del Rey para formar gobierno, las grabaciones a Fernández Díaz… No es que ninguna de estas cosas le haya pasado factura, es que, con todo lo que ha ocurrido en estos seis meses, el Partido Popular ha sido capaz de mejorar sus resultados, obteniendo 14 diputados más. La corrupción no afecta al electorado del PP.

Sin embargo, a pesar de haber mejorado sustancialmente sus resultados y ser el gran vencedor de la noche, la investidura de Rajoy no es sencilla. El pacto necesario para que Rajoy se mantenga en el Palacio de la Moncloa pasa por convencer a un Ciudadanos dañado y, sobre todo, por la abstención de los partidos nacionalistas PNV y Convergencia, cuestión que se muestra complicada por la relación del PP con estas formaciones.

Ciudadanos, el gran afectado por la repetición de elecciones

El voto útil en la derecha ha castigado a Ciudadanos. A pesar de que los resultados finalmente no han sido tan malos como se venía anunciando en las encuestas, la formación naranja no ha sido capaz de mantener parte de los diputados que consiguió arañarle a los populares.

En las nuevas negociaciones, Ciudadanos volverá a sacar petróleo de su resultado electoral, pero siendo conscientes de que el acuerdo con el PSOE les ha hecho daño por la derecha y que ya no son tan cruciales para formar gobierno. Habrá que ver si desde esta nueva posición, Albert Rivera pide la cabeza de Rajoy para dar su apoyo o relaja sus peticiones.

La abstención crece tres puntos

El mayor precio de repetir las elecciones ha sido este: la abstención. Parte de la población no ha entendido que se repitieran las  elecciones y, junto con otros factores como la proximidad del verano, la participación ha sido menor. Esto aumenta la presión para que las distintas fuerzas políticas lleguen a un acuerdo y no tengamos unas terceras elecciones en el que participación caiga todavía más.

El PSOE evita el Sorpasso

Una campaña electoral dirigida a la base electoral que le fue fiel el 20D, agitando la mala imagen de Pablo Iglesias en la formación socialista, ha sido suficiente para que Pedro Sánchez pueda seguir siendo el segundo candidato más votado. Incluso, perdiendo 5 diputados y sacando el peor resultado de la historia del PSOE, ha conseguido su objetivo y en Ferraz se respira alegría.

La confluencia de Podemos con IU no ha funcionado

La confluencia ha conseguido sumar en una coalición los diputados que Podemos e IU obtuvieron el 20D, pero nada más. Unidos Podemos ha perdido 1,2 millones de votos con respecto a las pasadas elecciones y en la Comunidad de Madrid, donde antes no existía confluencia, los resultados han sido cuantitativamente peores. El avance que esperaba esta coalición no ha existido.

Los únicos lugares donde las confluencias han funcionado es donde ya existían y tenían unos liderazgos arraigados: Valencia con Mónica Oltra y Cataluña con Ada Colau.

Con estos resultados, el futuro de fórmula “Unidos Podemos” es una incógnita y la su posición en el nuevo proceso de negociaciones es más débil.

Pedro Sánchez e Iñigo Errejón reforzados, Susana Díaz y Pablo Iglesias tocados

A pesar de haber perdido diputados con respecto al 20D, Pedro Sánchez sale reforzado con este resultado. Haber evitado el descalabro que le daban las encuesta y mantener a Podemos por debajo en votos y diputados, le da un balón de oxígeno. Balón que tiene más valor al haber perdido el PSOE las elecciones en Andalucía, quedando tocada así Susana Díaz, reforzando a Sánchez en las negociaciones que vienen.

Por otro lado, el fracaso de la confluencia de Podemos con IU deja tocado a su gran defensor en la formación morada, Pablo Iglesias, mientras que su gran detractor, Iñigo Errejón, podría verse beneficiado. Habrá que estar atentos al efecto que esto tiene en la formación morada en los próximos meses.

Las encuestas han vuelto a equivocarse

Una vez más, todo lo que nos decían las encuestas, era falso. Dejamos en el campo de la reflexión las razones de esto, pero la única encuesta que se ha acercado a los resultados de 26J, han sido los resultados del 20D.