Maratón

06 mar 2013
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

La UNRWA, que es la agencia de la ONU que ayuda a los refugiados palestinos, ha anunciado la suspensión de la maratón que estaba organizando en la franja de Gaza por tercer año consecutivo para el próximo 10 de abril.

La suspensión viene motivada por la decisión del gobierno de Hamas de no autorizar la participación de mujeres. En la última edición de la maratón, el año pasado, participaron un centenar de corredores, incluidas varias mujeres, y Hamas no puso entonces ninguna objección. Tampoco puso objeciones a la participación de mujeres en la primera edición, en 2011.

Hamas ha dicho que la carrera se puede celebrar siempre y cuando se respeten “las tradiciones del pueblo palestino”.

El conflicto pone de relieve las dificultades por las que atraviesan las mujeres en Palestina, y especialmente en la franja de Gaza, donde gobierna una formación fundamentalista que entiende por “tradiciones” órdenes religiosas que se fundamentan en preceptos que tienen su origen en la sociedad tribal del siglo séptimo.

La decisión de la UNRWA me parece correcta, aunque se trate de una actuación que está conforme con la modernidad y no conforme a “las tradiciones locales” que reclama Hamas.

En las sociedades islámicas de Oriente Próximo la mujer vive a menudo recluida en casa y carece de las libertades que tienen las mujeres occidentales. Las sociedades musulmanes no han experimentado los profundos cambios sociales que se han llevado a cabo en Occidente en la última época, de ahí que la mujer todavía sea el centro sobre el que gira el “honor” de la familia.

Hay que tener en cuenta que la educación que reciben las mujeres musulmanes es “atrasada” si se compara con la que reciben las occidentales, pero también se debe decir que en general las mujeres musulmanes defienden esta concepción “atrasada” de la educación y admiten sin problemas el lugar que se les reserva en su sociedad, precisamente a causa de la educación que reciben.

Solo unas pocas mujeres musulmanes de Oriente Próximo, apoyadas por un número reducido de hombres, han iniciado la lucha para cambiar las cosas y el camino que tienen por delante es muy largo.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus