Limpieza étnica

Una de las consecuencias más dramáticas del conflicto sirio es la limpieza étnica que se está llevando a cabo en distintas zonas del país con una dedicación que hace temer que la mezcla de poblaciones que había hasta ahora desaparezca completamente. De hecho ya ha desaparecido en numerosos lugares del país y en otros existe una clara tendencia en esa misma dirección.

La limpieza étnica suele obedecer a los sentimientos más atávicos de los seres humanos, la religión y el nacionalismo. Cuando estos sentimientos se ven libres puede producirse la limpieza étnica, tal y como ahora está ocurriendo en Siria, concretamente en las afueras de Alepo, en dos pueblos habitados por la minoría chií.

Es fácil pronosticar que lo que está sucediendo en Siria, que es de una enorme gravedad, seguirá sucediendo mientras dure la guerra y es posible que incluso más allá. No es algo nuevo y realmente es sorprendente que no se haya previsto después de lo ocurrido en la guerra de Irak tras la caída de Saddam Hussein en 2003.

En Irak grandes zonas del país se han sometido a la limpieza étnica, incluso en la capital Bagdad, y es de temer que las familias mixtas que se formaban tiendan a desaparecer tal y como ha venido ocurriendo en los últimos años. Las familias mixtas eran uno de los mayores logros del régimen laico de Saddam Hussein, junto con el estatus alcanzado por las mujeres, que también se está perdiendo a grandes pasos.

Desgraciadamente, eso ya no es así en Irak y es de temer que lo mismo está ocurriendo en Siria. Y debe decirse que esta tendencia a acabar con los matrimonios mixtos, y la tendencia a la limpieza étnica, ha sido impulsada por la intervención militar occidental, por el apoyo que se ha dado a los rebeldes yihadistas que son quienes ahora mismo tienen la sartén por el mango en grandes extensiones de Siria gracias al apoyo de las potencias occidentales.