Opinion · Balagán

Israel también se va de la UNESCO

Benjamín Netanyahu confirmó este domingo que ha dado instrucciones al embajador de Israel ante la UNESCO, Carmel Shama-Hacohen, para que anuncie oficialmente la salida de Israel de la organización cultural de las Naciones Unidas.

“Creo que salir de la UNESCO es apropiado dada su tendenciosidad, unilateralismo y actitud absurda hacia nosotros”, ha dicho Netanyahu.

Israel se convierte en el segundo país que solicita su retirada de la UNESCO desde octubre, cuando hizo lo propio Estados Unidos.

Estados Unido alegó entonces que dejaba la organización a causa de su “continua parcialidad antiisraelí”. Ahora Netanyahu ha decidido imitar a los Estados Unidos.

De acuerdo con el reglamento de la UNESCO, las salidas de la organización se producen el 31 de diciembre del año siguiente, es decir que tanto Estados Unidos como Israel seguirán siendo miembros hasta el 31 de diciembre de 2018.

Estados Unidos e Israel han indicado que a partir de entonces serán países “observadores” simplemente.

El embajador israelí Shama-Hacohen ha dicho que es un “deber moral” de su país no dejar solo a Estados Unidos puesto que los americanos tomaron la decisión por el bien de Israel.

El embajador acusó a la UNESCO de “hipocresía”, “incitación” y “mentiras” con respecto a Israel, que “en algunos casos limitan con el antisemitismo”.

Los palestinos han calificado de “cínica” la actitud de Israel, aunque probablemente ese calificativo se puede extender también a los países europeos, que son los principales responsables de que el conflicto con Israel siga adelante.

Los líderes de Alemania, el Reino Unido y Francia, son los responsables de ese desbarajuste que permite que la expansión colonial israelí siga adelante un año tras otro.

Este conflicto es el más delicado de la región e incide en todos los demás de una manera más o menos directa. Así como incide directamente en muchos de los atentados que tienen lugar en Occidente, en las ciudades europeas.

La irresponsabilidad de Europa es muy grande y garantiza que la inestabilidad siga extendiéndose en las cuatro direcciones.