Opinion · Balagán

Esperando a Godot

Hace solo unos días el secretario general del comité ejecutivo de la OLP, Saeb Erekat, presentó al Consejo Central Palestino (CCP), el “parlamentto pequeño” de la OLP, un “informe político” acerca de la propuesta que está preparando el presidente Donald Trump para resolver el conflicto con Israel.

En el informe, de 92 páginas, Erekat comunica a los miembros del CCP lo que la dirección palestina espera de la propuesta de Trump, y no es nada bueno.

“Se anunciará en el plazo de dos o tres meses como mucho, y la administración Trump quiere incorporar los bloques de asentamientos a Israel”, decía el informe.

Erekat añadía que mientras el primer ministro Benjamín Netanyahu quiere incorporar a Israel el 15 por ciento del territorio de Cijordania, el presidente Trump es partidario de incorporar solo el 10 por ciento de Cisjordania.

El informe confirmaba que los americanos quieren que la capital del futuro estado palestino esté en las afueras de Jerusalén, y que el estado palestino carezca de ejército. Además Trump permitirá una presencia permanente del ejército israelí en el Valle del Jordán y en las montañas de Cisjordania.

Naturalmente, el plan de Trump ha sido cuidadosamente preparado para que los palestinos lo rechacen, lo que una vez más permitirá que Netanyahu diga que los palestinos no quieren la paz.

El presidente Mahmud Abás se reunirá este lunes en Bruselas con los ministros de Exteriores de los 28. Bruselas ha estado enviando mensajes a Abás para que no interrumpa los contactos con Estados Unidos y hoy volverá a insistir en este punto.

El argumento de Bruselas es que es necesario que los palestinos aguarden a que Trump presente su plan de paz, y que no deben tomarse decisiones precipitadas.

Sin embargo, está claro para Erekat y para cualquier palestino que la administración de Estados Unidos no tiene la menor intención de ser imparcial en el conflicto.

Por otra parte, los europeos sirven para crear problemas y no para resolverlos, y no se atreverán a ofrecerse de mediadores en sustitución de los americanos.