Opinion · Balagán

Judíos de Estados Unidos

Se estima que la población judía de Estados Unidos alcanza los cinco millones de personas aproximadamente. Se trata de una población en la que hay elementos muy activos políticamente. Los más activos son, sin duda, los que defienden la ocupación de los territorios ocupados, como el gran lobby AIPAC, tan influyente en el Congreso y en las distintas elecciones que tienen lugar en todo el país.

Mucho menos influyentes son los judíos americanos que critican la ocupación israelí, pero estos últimos días hemos asistido a protestas significativas de este sector, protestas que conforme avanza el tiempo van creciendo.

Es cierto que este tipo de protestas no pueden competir con la gran cantidad de dinero que ponen encima de la mesa el AIPAC y otras organizaciones y particulares cada vez que hay elecciones, pero no por ello se deben ignorar.

El jueves la policía de Nueva York detuvo a 14 judíos que protestaban por la muerte de palestinos en la frontera de la Franja de Gaza durante las Marchas del Retorno que tienen lugar cada viernes desde el 30 de marzo.

Los detenidos coreaban consignas a favor de una Palestina libre delante de la oficina del senador demócrata Chuck Schumer, a quien sus detractores han señalado como senador elegido por el AIPAC y no por los ciudadanos de Nueva York.

Los manifestantes pertenecían a la organización pacifista judía Jewish Voice for Peace, un grupo progresista que cada vez es más visible en las escena política estadounidense. Los 14 judíos arrestados fueron detenidos por impedir que Schumer entrara en su oficina.

Los manifestantes portaban una pancarta en la que se leía: “Schumer, tu silencio es vergonzoso. Los judíos de Nueva York están con Gaza. Los palestinos deberían ser libres”.

Desde el 30 de marzo, los soldados israelíes, francotiradores del ejército para ser más exactos, han matado a por lo menos a 45 manifestantes palestinos en la frontera de Gaza.

La protesta de los judíos de Jewish Voice for Peace es encomiable, y aunque su incidencia real será prácticamente nula, permite ver que dentro de la comunidad judía de Estados Unidos hay elementos sensibles a los excesos de la ocupación israelí.