Andalucía en mitad del susto

07 Feb 2015
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Warren Christopher, secretario de Estado de EE.UU cuando se negociaba en Ginebra la paz en Bosnia, acusó a los europeos de la guerra:
“Es vuestra culpa, dijo, por dejar que los serbios invadieran Bosnia”
“Pero si los serbios ya vivían allí”… contestó consternado David Owen, el mediador europeo
“¿Hace mucho?” Preguntó Christopher
“Desde siempre”, respondió Owen.

A Susana Díaz cuando habla de Podemos le ocurre como a Christopher, que cree que son agresores venidos del exterior. O sea, desde Madrid. Su última ocurrencia es acusarles de “venir a Andalucía a insultar a los andaluces”. Tratándoles cómo invasores, quiere que no se vea que los de Podemos “ya vivían allí desde siempre” y que sus filas las engrosan los indignados con las políticas de su partido que han llevado a Andalucía a una situación de susto.

Más allá del grosero intento de la presidenta de envolverse en la bandera blanquiverde y negar a los militantes andaluces de Podemos la nacionalidad, lo que se esconde es el desesperado intento del Régimen del 78 -que ha entrado en estado de pánico- de construir un bloque anti Podemos con capacidad para frenar a esta formación. Por esas cosas que ocurren en la guerra de clases, tras Podemos se están aglutinando en Andalucía las fuerzas populares que durante estos años han dado la batalla en las calles contra el saqueo del bipartidismo. Basta con echar un vistazo a los medios de comunicación del régimen (que son casi todos) para darse cuenta de la histeria política. Todos contra Podemos y contra Podemos vale todo. Esto es así en España entera, pero en Andalucía hay circunstancias específicas.

El electorado conservador andaluz esta desorientado y se bate en retirada. Aterrorizado por la irrupción de Podemos, torturado y aturdido, no confía en un PP desgastado por las políticas antisociales, por la corrupción, por la división y sin liderazgo. El PP andaluz no esta en condiciones de presentar batalla para frenar la ofensiva popular que se les viene encima. Esto solo puede hacerlo el PSOE que se prepara para convertirse en la barricada del Régimen. Es decir en el auténtico partido Anti Podemos.

¿Cómo hacerlo? ¿Cómo puede el PSOE evitar la hemorragia de votos por su izquierda? No puede. No tiene forma de evitar el castigo por su responsabilidad en la situación en la que esta Andalucía tras tres décadas y casi un lustro -¡ya les vale!- de gobiernos “socialistas”. Para no ser largo: 34% de paro general y el 62 % entre los jóvenes; tres millones y medio de personas en riesgo de pobreza (el 45,3 % de niños están en esa situación); una de cada tres personas esta afectada por problemas de vivienda;  la exclusión del empleo, del consumo, de la educación y de la salud están varios puntos por encima de la media española y la exclusión severa refleja la misma realidad…

En fin, parece el apocalipsis, pero son los datos del último informe Foessa a los que hay que añadir un clientelismo decimonónico, la rampante corrupción, los ERE, los cursos de formación, Invercaria…..

El PSOE, con este balance para presentarse en público, ya ha descontado los votos del castigo que va a perder por su izquierda y se ha preparado a conciencia para recuperarlos por su derecha. En esto ha estado Susana Díaz ocupada en los meses pasados y eso explica sus evidentes gestos destinados a tranquilizar a los bancos y a la buena sociedad andaluza. La Presidenta se ha exhibido con Emilio Botín o con su hija Ana Patricia a la vez que se oponía a la creación de una banca pública en Andalucía. Se ha reunido con el embajador usamericano o con el de Israel sólo unas horas antes de que iniciasen la guerra que este verano acabó con la vida de 2.176 palestinos (de los que 610 eran niños). Ha consentido la política de desahucios y ha recortado con pasión los gastos sociales en sanidad y educación. Ha inaugurado, con el mismo desparpajo que lo haría Pedro Morenés, ferias como la Aerospace & Defense Meeting, donde hacen sus negocios los grandes fabricantes de armas . Ha bloqueado la creación de un banco de tierras para mitigar la exclusión de los jornaleros… En definitiva, ha dado sobradas muestras de que es una persona de confianza para la oligarquía andaluza y de que es la única que tiene los poderes suficientes para intentar frenar a Podemos. Y a lo que viene detrás.
Solo la vieja luna puede contemplar al fantasma de Felipe González, (el inspirador de esta estrategia y valedor de Susana) vagar durante las noches por el palacio de San Telmo y escuchar sus carcajadas cuando piensa en los que hablan de la “gran coalición “ para frenar a las fuerzas populares después de las elecciones andaluzas. No es esa la táctica, la gran coalición ya esta hecha “in vitro” y Susana Díaz es su cabeza de lista.
“Así es -decía Marx en el 18 Brumario-, cómo la lucha de clases puede crear las condiciones que permiten que un personaje mediocre, ambicioso y grotesco llegue a representar el papel de salvador del Régimen”. Y el Régimen se prepara para la batalla de los idus de marzo poniendo en posición de combate a sus medios de comunicación privados (que han sido bendecidos con abundante dinero publico disfrazado de publicidad institucional) y a sus medios públicos abanderados por Canal Sur que, para variar, sustituirá los conceptos de verdad, igualdad y objetividad por los de infantería, caballería, artillería…
¿E Izquierda Unida?. ¡Ah, este es un asunto dramático! La Coalición sale del Gobierno con los socialistas virtualmente rota, maltratada y desmoralizada. La presidenta ha sido implacable en humillarla antes de convocar elecciones: nada de reunirse en Tinduf con los saharauis y prohibido convocar un referéndum entre sus afiliados. El bochorno se extiende entre los militantes de la formación, atónitos ante la sumisión de sus dirigentes, sus tragaderas para comerse sapos y su capacidad para colaborar en los recortes y en las políticas antisociales de la Junta. Regocijo también en el electorado conservador que ha comprobado que “esta señora” si que sabe tratar a las gentes de izquierdas.
Inhabilitada como alternativa popular real, IU concurre a las elecciones autonómicas para ser cabeza de ratón, después de que Antonio Maíllo ganase por goleada en las apresuradas primarias de verano a un tal Laureano, en un duelo similar al de un elefante contra una pulga, que el aparato hizo pasar por un proceso democrático. Cómo ocurre en Madrid, la burocracia de la formación ha tomado las medidas necesarias para que en ningún caso pueda producirse la convergencia con Podemos. Sus expectativas son las de conseguir algunos parlamentarios, lo que me trae a la memoria otra cita de Marx (perdón por citar dos veces al lobo). “El cretinismo parlamentario es una enfermedad que a los contagiados aprisiona como por encantamiento en un mundo imaginario, privándoles de todo sentido, de toda memoria, de toda comprensión del rudo mundo exterior”
Descansen en paz; aunque sus esforzadas bases se merecían mucho más.


comments powered by Disqus