El bulo de la pasta dental que saca los colores

Este bulo de los colores de la pasta dental recuerda bastante al bulo de los cartones de leche, del que ya hablamos.

Pero el de la leche lo conocemos sobre todo a nivel nacional, mientras que el de los colores del dentífrico recorre el mundo a través de Internet con múltiples versiones y en varios idiomas, especialmente por Facebook e Instagram.

Mediante los habituales letreritos alarmistas sin firma y sin fecha, para que sean atemporales y cuelen siempre, este bulo explica por qué se ponen cuatro colores en la base de los tubos de la pasta de dientes. Pero se explica con sandeces, inventadas sin demasiado fundamento.

El que hizo este letrerito era un ‘artizta’ mayúsculo.

El tubo luce el color verde si la pasta es natural, el azul si además lleva algo medicinal, el rojo si se le han añadido componentes químicos, y el negro si es malo malísimo y solo tiene componentes químicos… Mentira todo.

En este cartelito se les ha olvidado el azul.

Las marcas de color no tiene nada que ver con la composición de la pasta dental. Son las denominadas “marcas de ojo”, “marcas de color” o “guías de registro”, y corresponden a códigos de producción de los envases.

Es decir, los colores sirven de guía a las máquinas durante el proceso de fabricación de los tubos, no de la pasta. De hecho, tubos y pasta se elaboran de manera independiente en lugares distintos. Multitud de productos tienen también en sus envases marcas de color similares a las de los tubos de pasta de dientes.

Estas marcas de colores permiten que las máquinas puedan rastrear cada tubo durante su proceso de producción y detectar por dónde deben cortar, doblar, prensar o pegar las grandes planchas que después convierten en tubos. Si hubiera un lote con algún defecto, por ejemplo, también se podría localizar más fácilmente gracias a estas guías de registro.

Además, cada fabricante utiliza sus propias marcas de color en sus tubos dentales y no tienen por qué coincidir con las que usan otras marcas.

Y Colgate Total no es tóxico

El bulo de Colgate Total nada tiene que ver con el de los colores de la pasta dental, pero como habla de dentífrico, lo aclaramos también.

Cada cierto tiempo se comparte en redes sociales y se comen algunos medios una información, presuntamente avalada por “varios estudios científicos” e incluso por la agencia del medicamentos estadounidense (FDA), que dice que la pasta de dientes Colgate Total es peligrosa y tóxica porque contiene demasiado triclosan, componente que “es cancerígeno y provoca malformaciones óseas”. De hecho, se asegura también que la FDA ha prohibido Colgate Total.

Falso todo. Este asunto del triclosan y la pasta Colgate tiene más de 20 años y ya se hablaba de ello antes de que existiera Internet. Pero nada parece haber cambiado. Es cierto que Colgate Total contiene triclosan y la marca no lo oculta, lo admite: en los tubos del producto figura que lleva un 0,3%. Pero eso no lo convierte en un producto tóxico.

La cantidad de triclosan que incluye Colgate Total está dentro de los parámetros legales y la Unión Europea, a través de su organismo SCCS, asegura que el triclosan tiene en la pasta dental una función de antiséptico que ayuda a prevenir la gingivitis, es seguro y no perjudica la salud.

Colgate Total se sigue vendiendo en todo el mundo e incluso Colgate mantiene en su web una nota aclarando este asunto.

Hasta ahora ni la FDA ni ninguna otra entidad han probado que el triclosan sea cancerígeno, y tampoco que produzca malformaciones óseas.