Bulos terroristas

El terrorismo sacude el mundo con crueles latigazos que apenas dejan margen de reacción. Un concierto, un aeropuerto, un mercado… El terrorismo es imprevisible y cualquier lugar muy concurrido puede convertirse en objetivo.

Toda esta dosis de realidad ha inspirado a algunos y, gracias a ellos, ya desde hace años se comparten alertas falsas que hablan de atentados terroristas inminentes, avisos de bomba y acciones yihadistas varias, especialmente en WhatsApp.

Porque donde esté un cuñado, una prima, un novio o una exnovia que se quiten los cauces de información convencionales.

Así empiezan muchos de esos carteles alarmistas que avisan en redes sociales de un atentado inminente. “Mi cuñado, que conoce a varios geos…”, “mi vecina, que es amiga de un policía”… Incluso está la modalidad de “esto no lo dice la Policía porque lo tienen prohibido, pero una amiga de mi prima, que trabaja en una comisaría…”. La imaginación de algunos les permitiría ganarse la vida honradamente como guionistas.

 

El caso es que se cuentan por miles los que se siguen creyendo estas falsas alertas terroristas y compartiéndolas, a pesar de que son precisamente la Policía Nacional y la Guardia Civil quienes más desmienten estos bulos en Facebook y Twitter.

Orgullo terrorista

Este año 2017 ya bate récords de bulos terroristas. La última gran oleada de compartidos de una falsa alerta terrorista la vivimos a finales de junio, con el matiz de que en esta ocasión se utilizaba la celebración del Orgullo Gay en Madrid como percha de un atentado. O varios.

Esta vez no era un mensaje de texto, sino un audio de WhatsApp. Una voz masculina aseguraba que varios yihadistas secuestrarían dos autobuses para hacerlos estallar en plena celebración y otros terroristas con cinturones explosivos directamente se inmolarían entre la gente.

Pronto lo desmintieron la Guardia Civil y la Policía Nacional, estos últimos con esa jerga tan peculiar que les caracteriza en redes sociales.

Falso testimonio

Apenas un mes antes, a finales de mayo, circulaban varios mensajes de WhatsApp que decían que el nivel de la alerta terrorista había pasado de 4 a 5 porque existía “riesgo de atentado inminente (islamista)” en Madrid. Y para justificarlo se aportaba este supuesto documento policial, falso pese a que luce sellos oficiales y firma.

“Podría producirse atentado tipo suicida o mediante ataque de vehículo contra población civil”. Está bastante currada esta presunta circular de la Comisaría de San Blas, que además ofrece siete pautas a seguir dada la alerta terrorista. Tiene algunos errores ortográficos pero tampoco suelen desentonar en este tipo de notas cuando son de verdad.

El bulo caló de manera masiva a finales de mayo, y eso que solo dos meses antes se había compartido un bulo muy similar tras el atentado de Londres: “La Policía Nacional acaba de activar la Alerta 5 (la máxima que hay) por atentado inminente en varias ciudades, como son Barcelona, Madrid, Alicante y Valencia”.

Y hubo otra oleada de falsos atentados en enero. Y algunos más en 2016. Todos similares. Nada que ver con el aviso de bomba de Lourdes, que se hizo popular en abril de 2015.

La bomba de Lourdes

Lourdes y una amiga hablan en un archivo de audio y comentan que el 1 de mayo alguien va a poner una bomba en el metro de Madrid.

Porque la amiga de una amiga de Lourdes encontró “la cartera de un moro” y se la devolvió. Y éste para agradecérselo le dijo: “el 1 de mayo no te montes en el metro”. Y como era moro…

Y tampoco hubo bomba dos años antes, en 2013: “Hola a todos, amenaza de bomba en las líneas 10, 4 y 1 de Metro, son las líneas de Alcorcón, Goya, Sol, Colón, Príncipe Pío… Ya sabéis, no te puedes fiar… Ojo con Renfe también”.

La mayoría de estas alertas falsas ponen a Madrid como escenario terrorista. El metro, el Calderón, la M-30… Pero donde empiezan a ser tradición los avisos de bomba es en Pamplona por San Fermín.

Este año se ha compartido esta imagen en la que se suplanta al diario ABC.

La Policía no advierte de inminentes atentados y el nivel de la alerta terrorista puede consultarse en la web del Ministerio del Interior. España se mantiene en el nivel 4 -sobre 5-, considerado “severo”. El nivel 5 sería “crítico”.