El clásico engaño chino

Ha vuelto a las redes sociales esta ‘aclaración’, que se hizo muy popular en 2013, que alerta de que no es lo mismo un sello de la Unión Europea que otro casi igual que han inventado en China para tratar de confundir al mundo, especialmente a los europeos.

Esta alerta es un clásico que ya se echaba de menos. Porque la gran diferencia de este letrero de Internet con el 99% restante es que esto no es un bulo. ¡Es verdad! Los chinos buscan engañarnos.

Los fabricantes certifican que sus productos cumplen la normativa europea poniéndoles la marca “CE”, “Conformidad Europea”. No es una garantía de calidad del producto, pero sí de que cumple una serie de prestaciones mínimas.

Mientras que el logo ideado en China, clavado al europeo salvo porque las letras están más juntas, corresponde a “China Export” y lo único que garantiza es que el producto viene de China. Es un sello que nadie respalda y que no se refiere a las características del producto.

Desde 1993, ciertos artículos que se comercializan en la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo deben lucir obligatoriamente el sello CE, para certificar que cumplen con la legislación de la UE. Una legislación especialmente exigente en materia de seguridad, que no es precisamente el fuerte de muchos productos chinos.

Pequeños delincuentes

Un ejemplo, aunque por desgracia hay montones, esta pistola ‘de juguete’ fabricada en China y de venta durante algún tiempo en tiendas chinas de nuestro país. Fue retirada del mercado por sus peculiares características, pero sorprende que un objeto así pudiera saltarse todos los controles para acomodarse sin problemas en los estantes de las tiendas.

Porque la pistola era un comando en sí misma. No era un juguete bélico por el hecho de simular una pistola, que también; directamente, por sus características, solo podía traer problemas:

  • Al apretar el gatillo se recibía en el dedo una descarga similar a cuando uno mete accidentalmente los dedos en un enchufe.
  • Al presionar el percutor (lo de detrás) salía del cañón una llama tipo soplete de unos diez centímetros.
  • La pistola incluía un botón adicional para encender un potente puntero láser.

Y todo ‘avalado’ por el sello chino de exportación “China Export”, casi indistinguible del sello de conformidad de la Unión Europea.