El falso cupón de Zara y otros timos con marca

Los bulos de falsos cupones funcionan. Siguen colando. Ya llevan años en las redes sociales, pero está claro que continúan siendo efectivos, porque vuelven una y otra vez. Del último de esos falsos reclamos ha alertado esta semana la Policía Nacional en su redes sociales, como ha hecho en otras ocasiones ante bulos similares.

Esta vez es un falso mensaje por WhatsApp con el logo de Zara y su web oficial, lo cual es una suplantación en toda regla. Aunque donde quieren que pinches es en el enlace de más abajo, donde también pone zara.com, pero ese link ya no es de Zara y lleva a una página con una URL sin referencia alguna a la cadena de tiendas, una página con apariencia de tienda cutre.

Te piden que rellenes una pequeña encuesta y tus datos personales como requisito para recibir un cupón de regalo de 150 euros. También que compartas el mensaje con amigos y grupos de WhatsApp, para seguir engañando.

No es necesario llegar tan lejos y hacer todo esto cuando se recibe un mensaje así. Basta con borrarlo. Y si a uno le asalta la inquietud irrefrenable de saber si Zara regala cupones, se puede contactar con el establecimiento por sus canales oficiales y salir de dudas. Es más recomendable que complicarse.

Puede salir caro

El objetivo básico de esta práctica es conseguir datos personales para utilizarlos de manera fraudulenta, incluso para venderlos a terceros. Pero, dependiendo del bulo, la cosa puede quedarse ahí o ir más lejos.

Obviamente, no se recibe ningún cupón, pero sí es posible recibir un bonito virus o una suscripción no deseada a un servicio Premium de mensajes, un voraz sacacuartos, casi siempre anónimo hasta la siguiente factura.

Está también la modalidad que pide una llamada a un teléfono de tarificación especial de entretenimiento 806, donde una grabación no desvela cómo conseguir el supuesto cupón, pero echa un rollo con parsimonia y sin límite que puede salir a más de dos euros por minuto.

Solo grandes firmas

Esta vez le ha tocado a Zara por WhatsApp, como ya le ocurrió a la cadena de Inditex en 2014 por Facebook.

Pero podría haber sido por Twitter o Instagram. El timo se inicia pinchando un enlace, así que puede recibirse por cualquier soporte, también por email.

Que en esta ocasión el presunto cupón de regalo se le atribuya a Zara es una anécdota, como lo es la cuantía del cupón. Podría ser de más dinero o de menos. Los autores de estos bulos de cupones recurren siempre a marcas muy populares y no dudan en lucir sus logos oficiales y direcciones auténticas en sus intentos de estafa.

De hecho, existen bulos de cupones de muchas otras tiendas de ropa muy conocidas y de casi todas las grandes cadenas de alimentación.