Falsas noticias sobre los incendios

Los incendios se están cebando con Galicia, Asturias y Portugal. Cientos de fuegos provocados mantienen poblaciones cercadas y hacen imposibles las comunicaciones terrestres, mientras miles de personas luchan contra unas llamas avivadas por la fuerza del viento y la sequedad que ha dejado la falta de lluvia. El fuego arroja un saldo hasta el momento de cuatro muertos en España y al menos 38 en Portugal, donde la situación es dramática,

Y como no podía ser de otra manera, los incendios han propiciado también falsas noticias, sobre todo por WhatsApp y Twitter. Aunque parece que esta vez la mayoría de estos bulos son más fruto del nerviosismo y la exageración que de las malas intenciones. La mayoría parecen fruto del pánico, aunque hay de todo.

Lo que está claro es que la incertidumbre y el miedo pueden propiciar que un fuego cercano a una gasolinera sea una dramática explosión tres interlocutores después. Así ha ocurrido con Galicia, donde se ha popularizado por WhatsApp que había explosionado una gasolinera de Baiona, también otra en Gondomar, ambas a las afueras de Vigo, y una más en Ponteareas.

Dada la proximidad de las llamas y al tratarse de una gran ciudad, Vigo e inmediaciones han sido protagonistas desde el domingo de varios bulos. Pero no ha ardido la redacción del Faro de Vigo, ni el fuego ha llegado al estadio de Balaídos o a la universidad, ni se ha desalojado el hospital Álvaro Cunqueiro a consecuencia de los incendios, como ha confirmado la Consellería de Sanidade.

El Celta no, pero el Coruxo, de la Segunda división B, sí ha visto cómo el fuego devastaba parte de su ciudad deportiva. La zona de Coruxo es una de las más afectadas y el club ha decidido abrir su estadio y su cafetería a los damnificados al menos hasta este miércoles.

Se ha comentado también en redes sociales que iba a ser cortado el suministro eléctrico y de agua en Vigo desde las doce de la noche, que el agua del grifo no era potable, que había víctimas mortales porque en determinadas zonas de la ciudad el aire era irrespirable debido al humo… Las autoridades municipales han desmentido los cortes de luz y gas y han confirmado que el agua del grifo sigue siendo potable.

Lo de las velas igual no es buena idea, mejor linternas.

De Vigozoo, el parque zoológico de Vigo, se ha compartido que habían sido desalojados todos sus animales, lo cual no parace fácil aunque solo sea por cuestiones de reubicación. Pero una versión más catastrofista asegura que algunos animales habían huído del zoo y otros habían quedado atrapados y estaban a punto de ser pasto de las llamas.

Pese a todo, los peores bulos son las falsas alertas de incendio, que movilizan efectivos a lugares donde no son necesarios en perjuicio de los que sí los necesitan, lo que hace sospechar que podría tratarse de alertas de los propios pirómanos.

La Ley de Montes también ha sido carne de bulo o al menos de numerosas interpretaciones desde el pasado domingo, como ocurre desde 2015 siempre que se produce un gran incendio forestal. Se habla de una modificación del PP de la Ley de Montes y un supuesto punto que permite recalificar el suelo tras un incendio, lo cual no es cierto. La Ley dice que queda prohibido el cambio de uso forestal tras un incendio “al menos durante 30 años”, y hasta ahora se ha cumplido.

Igual que el número de efectivos enviados a Galicia para combatir los incendios. Se ha mencionado que Portugal ha mandado más que España, lo cual además de falso es absurdo. Porque bastante tienen los portugueses con tratar de apagar unos incendios que ya han causado cerca de cuarenta muertos en el país vecino, donde la situación es caótica. De hecho, el primer ministro luso, Antonio Costa, ha declarado el Estado de Catástrofe reconociendo que Portugal no tiene suficientes bomberos para combatir los no menos de 140 incendios activos que asolan el país.