Tributando antes de Navidad

Desde que se abre el plazo para presentar la declaración de la renta, a primeros de abril, hasta que se va agotando, a finales de junio, proliferan los emails que presuntamente envía la Agencia Tributaria para comunicar a sus contribuyentes que necesitan sus datos para devolverles tal cantidad de dinero o cualquier otra cosa.

No es la Agencia Tributaria. Ni entonces, ni ahora. Los que se dedican a enviar estas cosas saben que el año fiscal no acaba para muchos hasta bien entrado diciembre, y que esperan noticias de Hacienda ahora. Por eso repiten durante estos días.

Lo hacen para conseguir datos personales y números de cuenta y utilizarlos de manera fraudulenta. Para ello tiran de devoluciones sustanciosas o de todo lo contrario: desorbitadas cantidades a pagar e incluso amenazas. Y todo bajo los sellos oficiales de la Agencia Tributaria y el Gobierno de España, que no dudan en incluir para tratar de darle credibilidad al tema. El timo tiene años, por email y SMS, pero la declaración se realiza anualmente y el bulo regresa cada primavera y ahora también vuelve a casa por Navidad.

Generalmente se debe acceder a un “cuestionario para el reembolso”, que es donde comienza la trampa. Aunque cualquiera de los enlaces del email suele conducir a una solicitud de nombre completo, DNI o NIF y fecha de nacimiento, algo que, de por sí, seguro que ya tiene la Agencia Tributaria. El siguiente paso es facilitar el número y el pin de la tarjeta de crédito o el número de cuenta y el IBAN. Y si cuela, cuela.

A estos correos que suplantan a entidades para hacerse con datos y realizar operaciones fraudulentas se les llama phishing. Pero la Agencia Tributaria no pide datos por email y mucho menos claves de acceso a cuentas o el pin de la tarjeta de crédito. Tampoco envía incidencias sobre la declaración por correo electrónico.

La Agencia Tributaria comunica estas cosas por correo certificado, las veces que haga falta. Porque para obtener algo del Estado sí es necesario identificarse, plantear el asunto, presentar por cuadruplicado lo que pidan y más, y esperar; pero todo lo que es recaudatorio, como Hacienda o Tráfico, funciona a las mil maravillas y te localizan ellos rápido. Así que no des tus datos por email.