Opinion · Bulocracia

Embarazada de un boy enano desde hace más de tres años

Hay bulos que ya eran clásicos antes de existir Internet, pero no se les llamaba bulos, sino leyendas urbanas, aunque estuvieran ambientadas en el medio rural: la mujer de la curva, la que previene para evitar una desgracia, el coche que se para por un ovni… Y algunas de estas cosas, tras ser recreadas en la Red con múltiples añadidos, han llegado a alcanzar dimensiones planetarias. Es el caso del cuento del boy enano que dejó embarazada a la protagonista estelar de una despedida de soltera.

Por estas fechas, o un poco antes, debió de quedarse embarazada hace cuatro años esa joven, a consecuencia de su aventura con un boy de tamaño reducido. Debió de ser por estas fechas porque, nueve meses después, en octubre de 2014, medios de toda España y América reprodujeron la falsa noticia de tal presunto embarazo, apenas desmentida en nuestro país, donde no ha vuelto a triunfar, pero que causa sensación en toda América desde entonces.

Esta fake news la publicó en España antes que nadie Periodista Digital, citando a lascincodeldia, que pinchas el enlace y no existe y si vas a su Facebook está inactivo desde el 30 de junio de 2009. La publicó antes que nadie ese medio bajo el título de “Confiesa a su marido que se quedó embarazada de un ‘Enano Boy’ el día de su despedida de soltera“.

La historia completa, básicamente, ya está en el título, que es un microrrelato en sí mismo, aunque la crónica añade que “ocurrió en Valencia”, “a primeros de año”, y “todo podía haber pasado desapercibido si no fuera porque ahora ella ha alumbrado a un recién nacido con enanismo”, lo que la ha llevado a la mujer a confesarle a su marido que en su despedida de soltera “se le fue la olla” y acabó “teniendo sexo con un stripper enano”.

La crónica de este asunto finaliza con la frase “del enano en cuestión no se sabe ni su paradero”. Periodista Digital aún la mantiene en su web. Poco después la reprodujeron en ABC o El Correo, que también la mantienen en sus webs.

Pero esta patraña, sobre todo ha hecho las Américas. De hecho, se creó allí. Que se cite una ciudad española como Valencia es anecdótico. Desde hace más de tres años, esta historieta se presenta en todo el Continente de muy diferentes maneras y con distintos protagonistas, aunque siempre como actual.

Boys enanos embarazadores y víctimas casaderas de carne y hueso se han visto por docenas y se siguen viendo en programas de televisión de esos que simulan un juicio pero son todos actores, o supuestos espacios de investigación que hacen lo mismo. De México a Argentina, pasando por Colombia, Perú o Bolivia, la historia del boy pequeño y la fiestera embarazada sigue siendo recreada con más o menos aderezos, y YouTube da fe de ello. Incluso hay segundas partes del tema.

Pequeños mitos

Pero que el relato empiece con “El presunto caso, ocurrió…” le aporta de antemano el mismo rigor periodístico de las instrucciones de un mal producto chino. Decir “a principios de año” convierte el relato en atemporal para que perdure, y no hay nombres propios, solo la embarazada, las amigas, el enano y el marido. Tampoco es cierto que un niño fruto de una persona de talla reducida y otra de talla convencional herede siempre el enanismo, como tampoco ko es que todos los enanos sean estériles. Además, uno de cada 20.000 nacimientos corresponde a una persona de talla pequeña, aunque sus padres no lo sean.

Antes era negro

Este cuento del boy enano que deja embarazada a una mujer en su despedida de soltera es una variante de la historia de la mujer blanca y también española que dio a luz a un niño negro, hijo de un boy, ante la atonía de su marido y familia.

Otro bulo, otra leyenda urbana, que ya causaba furor hace décadas, cuando comenzaron a proliferar los locales de boys. Como por entonces no había Internet, le había pasado a una conocida del amigo de un amigo en todos los casos.