¿Qué feministas dicen que la guitarra es machista?

Luis M. García

“Las guitarras son machistas porque tienen forma de mujeres y los hombres pueden reflejar su poder sobre ellas. Tocar la guitarra es como abusar de una mujer a la que sujetas con una mano y la manoseas con la otra”.

Estas teorías y otras similares han sido puestas en boca de “las feministas” por algunas webs con motivo del 8M. Sin aclarar qué feministas. Por ejemplo, Mediterráneo Digital toca el asunto en su sección “Mundo feminazi”.

Ésa y otras páginas donde gustaría que esto fuera cierto, han asegurado sin dudarlo que “las feministas piden prohibir la guitarra española” porque es machista, y se han copiado sin piedad entre sí para documentarse. Lo curioso es que hay quienes incluso firman la información como propia sin complejo alguno.

Esta noticia falsa, además de ser una estupidez, lo diga quien lo diga, también da por hecho que las mujeres no tocan la guitarra. O quizá solo alguna lesbiana abusadora.

En el texto se dice que estos argumentos los “han defendido algunas feministas en Twitter”. Y efectivamente, esto parte de allí. Sale del Twitter de Celeste, @sediciosas, que se vende Así: “La sociedad reproduce el modelo patriarcal y capitalista, cambiarla requiere tomar conciencia hasta de los más pequeños detalles, por irrelevantes que parezcan”.

Pero la cuenta de donde sale la patraña convertida en fake news durará poco. Porque tras la apariencia feminista radical de ese Twitter se esconde un trol machista, al que ya le han cerrado otras cuentas similares. Las supuestas “feministas” realmente es machismo disfrazado. La estrategia es parecer lo contrario para tratar de desacreditarlo desde dentro. Pero canta.

Por otra parte, menos mal que las páginas que han informado de este asunto han matizado que la guitarra que es machista es la española, porque el trol Celeste no lo aclara, y guitarras eléctricas hay hasta con apariencia de pene, y sus testículos, de diferente tamaño según el modelo. Lo cual sí que desmonta en el acto la teoría “feminista”, en realidad machista, de que “tocar la guitarra es como abusar de una mujer a la que sujetas con una mano y la manoseas con la otra”.