Chuches con ácido que ponen la lengua azul

Luis M. García

“Los chuches. Va a subir el IVA de los chuches, también”, decía Mariano Rajoy en 2011 cuando quería ser presidente del Gobierno. Pero chuche viene de chuchería, no de chucherío, y hay una que tiñe la lengua de color azul y que está ahora en boca de todos porque o es cancerígena, o causa caries o contiene un ácido terrible.

Se llama Dipper XL, y no debe confundirse con el Whisper XL, que es el clásico de los audífonos televisivos. Vidal Golosinas comercializa este caramelo en varias versiones y formatos, con o sin palo, en azul y rosa. Hay quien destaca su sabor frambuesa, pero el hecho de que pinte la lengua de un intenso color azul es lo que arrasa.

Quizá por ello, las malas lenguas resaltan en redes sociales lo perjudicial que es “para los niños” consumir esta chuche, que también “causa alergias” o que “si te tomas 50, te da cáncer”. Pero lo cierto es que hacerlo no resulta ni peor ni mejor que comerse cualquier otra golosina.

El sector tiende a incluir en sus productos más zumos de frutas y menos aditivos, o al menos eso dice, pero es evidente que el consumo de chuches es totalmente prescindible. Las chuches suelen contener azúcar a raudales y la inmensa mayoría de los colorantes que las adornan provienen de derivados del petróleo.

Buenas no parecen, pero el tintalenguas Dipper XL no es ni peor ni mejor, porque cumple todos los requisitos para ser comercializado y no hay ninguna “alerta sanitaria” que lo desaconseje.

Tampoco provoca caries a lo bestia y no contiene un ácido. Es una chuche más, con el componente innovador de que pone la lengua azul. Hay también un Donette en el paquete que vuelve azul la lengua, pero de ése no se dice nada. Al menos de momento.