Opinion · Bulocracia

Maradona está vivo

Esos jamacucos que le daban este martes a Diego Armando Maradona viendo el Nigeria-Argentina (1-2) han suscitado cientos de interpretaciones en Internet: que si estaba poseído, que si estaba tonto, que si la droga es mala, que si el vodka ruso es tremendo, que si menos mal que le sujetaban…

El caso es que ese partido, que acabó suponiendo otra vida a última hora para la selección albiceleste en el Mundial de Rusia, provocó un nuevo éxtasis del antaño Pelusa. Bueno, varios. Diego gritó, se durmió, luego se entusiasmó más y sacó sus dedos medios a relucir; se reentusiasmó hasta petar, y al hospital.

Estaba Diego de aquella manera, en algún lugar remoto, que solo había que verlo, y cuando está así suele acabar teniendo problemas para volver. Le pasa eso por lo que sea y tiene un séquito que le ampara. Pero Maradona no morirá de un golpe de estos. Maradona no morirá nunca, eso seguro, y de momento su cuerpo tiene más vidas que muchos gatos en conjunto.

Lo cierto es que el D10S argentino de toda la vida, y no el Messi ese que no gana Mundiales, se puso tan malo anteayer que algunos dijeron: vamos a matarlo. Y muerto. No es la primera vez, a Diego Maradona le han fulminado muchas veces en las redes sociales, la penúltima en abril de 2017. Y ahora otra vez.

DieGo!

Cualquiera que vea a este hombre en sus quehaceres diarios, le conozca o no, podría pensar que en cualquier momento se muere. Que tiene pinta. Si es que en demasiadas ocasiones lo parece, no sería tan raro. Pero le ha pasado ya tantas veces y no…

Todos esos aspavientos que hace el ex mejor futbolista del mundo, esa leyenda viva o viviente, y sus chorradas varias, igual a alguno le dan ganas de matarlo, eso sí. Pero ahí sigue.

Diego Armando Maradona está vivo, vivo a su manera. Y seguro que acaba muriéndose a los ciento y pico años mientras se echa la siesta. Esto de las últimas décadas es solo su vida.