Cannino

Festival de Cannes 2009

Dia Tres – Pequeños encuentros mágicos en Cannes

16 May 2009
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

9.27 – Lerins 2

De la sala contigua me llegan jirones de una canción. Ya saben cómo es esto, las frecuencias que se cuelan a través de las paredes siempre son las más graves. Intento identificar el tema, aunque es como intentar reconocer a alguien por sus pies o el modo de caminar. Quizás el “Your blue room” de los Passengers?

Fuera luces.  Arranca la primera proyección del día.

Veo la adaptación de “Entrevistas breves con hombres repulsivos” de Foster Wallace, otra muestra de la pedrea de Sundance 09, y otro patinazo más, por supuesto.  Esa manía irreductible de querer filmar libros y sobre todo de querer filmar libros que no permiten versión más allá de ese soporte: el papel y la tinta.  La película, con un guión y una estructura tan esforzados como fallidos,  carece de mordiente, las interpretaciones son pura gesticulación y blablabla, la música inicidental es una especie de pseudo-jazz de medio pelo… Salgo corriendo.

….

He visto por la calle un tipo con la barba teñida de azul. Esa ha sido la única extravagancia del día. Por lo demás una jornada de cinco con interrogante: lluvia, bochorno y camisas arrugadas.

Hace un año, en el Gray d’Albion me crucé con Zelda Rubinstein, la actriz que dio vida a la médium de Poltegeist y a la madre represora de “Angustia” de Bigas Luna.  Diminuta, arrugada y con lo que me parecieron señales de demencia senil, iba en una silla de ruedas empujada por un joven que podría ser su hijo, su manager o algún fan irredento. Durante el rato que estuve a su lado el muchacho no dejaba de  esforzarse por  entrelazar una conversación medianamente lógica con ella: le repetía las preguntas mil veces, sonreía , celebraba las réplicas de la actriz…

Ahí estaba, la misma vocecilla aguda que había conseguido rescatar a la pequeña Carol Anne de las fauces de un televisor poblado de espíritus malignos.


comments powered by Disqus