Anticipaciones

03 dic 2011
Compartir: facebook twitter meneame

VENTANA DE OTROS OJOS // MIGUEL DELIBES DE CASTRO

¿Quién fue el primero en concebir una determinada idea? ¿Es seguro que nadie se lo había planteado antes? Atribuimos algunos pensamientos que han cambiado nuestra comprensión del mundo a personajes concretos, figuras señeras de la ciencia o la filosofía. Pero nunca podremos probar que previamente no las hubieran imaginado otros, pues mucha gente no deja escritas sus elucubraciones, o lo hace pero sus textos no acceden al lugar adecuado, o no son poco convincentes. La idea de la selección natural presentada simultáneamente por Darwin y Wallace es tan sencilla, se antoja tan obvia, que sorprende fueran los primeros en expresarla. No lo fueron.

De hecho, recuerdo una novela (creo que se llama La conspiración de Darwin; es pura ficción, aunque divertida y muy bien documentada) en la que se describe a un hechicero yámana, en la fría y lejana Tierra del Fuego, comunicando a los viajeros del Beagle cómo todas las plantas y animales proceden de otros más sencillos, porque los ejemplares peor dotados mueren, mientras que los mejores dejan hijos como ellos, y eso, repetido muchas, muchas veces, origina nuevas formas cada vez más perfectas.

Patrick Matthew no fue un personaje novelesco, sin embargo, sino un naturalista escocés nacido a finales del XVIII y bastante peculiar. En 1831, varios lustros antes que Darwin, expuso la hipótesis de la selección natural en una obra perdida dedicada a la madera en la industria naval. El proceso de selección natural era tan evidente, dijo luego, que se le ocurrió de manera intuitiva, sin ningún esfuerzo intelectual. Cuando protestó por las luces que iluminaban a otros y velaban su aportación, Darwin le reconoció un mérito, citándolo en el prólogo de El Origen de las especies. Pero Matthew no se rendía fácilmente: “Darwin parece tener más mérito que yo porque dice que ha hecho un gran descubrimiento, mientras yo lo juzgo una obviedad”.

Resultó que unos años después se supo que un médico nacido en Norteamérica, Charles W. Wells, había sugerido la selección natural aún más temprano, en una comunicación leída en 1813 y publicada en 1818. Además, su modelo eran los seres humanos. Escribió, más o menos: “De las variedades accidentales de los primeros humanos, algunas serían más resistentes a las enfermedades locales y se multiplicarían, mientras que otras más débiles, incapaces de competir con las primeras, decrecerían hasta desaparecer”. Cuando la noticia de este artículo llegó a oídos de Darwin, cuentan, sonrió y dijo, con humor humilde: “Así que el viejo Matthew tampoco fue el primero…”