Ciudadano autosuficiente

Otro sitio más de blogs.publico.es

Diez buenas noticias que nos da la limpieza

30 May 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

La primera y principal: vamos a ahorrar mucho dinero y mucho tiempo con la limpieza a partir de ahora. Nos va a sobrar espacio en el armario en el que guardamos todos los productos que destinamos a limpiar la casa, la vajilla y la ropa.

Segunda: es factible sustituir todos los jabones de tocador, champús, lavavajillas, detergentes de lavadora, suavizantes, abrillantadores, etc, por un solo producto: una pastilla de jabón corriente, de tipo “Lagarto”. De venta en todos los bazares.

Tercera: puedes fabricar detergente para lavadora en unos minutos a un coste diez veces inferior al precio que pagarías en el supermercado. Se hace así: ralla media pastilla de jabón corriente. Añade agua y calienta la mezcla. Viértela en el gran envase de plástico del último detergente que compraste. Ya está, ya tienes dos litros de detergente de lavadora a un coste ínfimo.

Cuarta: sale a cuenta fregar los cacharros a mano usando la pastilla de jabón corriente tal cual. Utiliza el método de fregado economizador de agua (remojar, enjabonar y luego aclarar todo junto).

Quinta: el jabón corriente es el mejor para usar en la ducha, para lavarse el pelo y para todo uso de limpieza corporal. No contiene aditivos ni perfumes que puedan irritar la piel.

Sexta: no necesitas detergente para limpiar cuartos de baño, suelos y cristales. Te basta con estropajo, bayeta y algo de energía. Para el suelo, un cubo con fregona y antes una escoba para retirar las partículas molestas. Un plumero es opcional. Ten en cuenta que en estas superficies, por lo general, no tienes que eliminar grasa, de manera que el jabón sobra.

Séptima: una limpieza a la semana basta para tener a raya la suciedad. Hacer limpiezas heroicas una vez cada muchas semanas es otra cosa: además de valor a toda prueba, necesitarás vaporetas, lejía, desincrustantes, etc. La clave de la limpieza es la constancia y la regularidad.

Octava: no necesitas que tus suelos, fregadero o lavabo brillen con intensidad cegadora. Solo necesitas que estén limpios, nada más.

Novena: otra cosa que no necesitas para nada son insecticidas, biocidas, cucarachicidas y otros -cidas. Ten en cuenta que tus contrincantes son seres vivos y que por lo tanto podemos comunicarnos con ellos.  Si no encuentran comida tirada por ahí, hormigas, cucarachas y moscas entienden el mensaje y terminan por cansarse e irse de un lugar tan poco hospitalario. La tolerancia también es importante. Una cosa es una plaga de cucarachas y otra alguna visión fugaz de un insecto a las cuatro de la mañana. Compartimos la casa con un número sorprendentemente elevado de animales, podemos y debemos cohabitar.

Y décima: el resto de los productos de limpieza que necesitas ya los tienes en tu casa, concretamente en tu despensa. Por ejemplo, puede ser buena idea fregar el suelo con agua y unas gotas de vinagre. Los cristales de las ventanas brillan con un poco de vinagre y papel de periódico. También puede ser que necesites limón como desinfectante natural  para alguna limpieza especial.

 

Haz clic aquí para votar la iniciativa. Búscanos en “Salud y medio ambiente”


comments powered by Disqus