Ciudadano autosuficiente

Otro sitio más de blogs.publico.es

Vende tu coche hoy, mañana será tarde

13 Jun 2017
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Estas cosas son así. Lo que estaba arriba se viene abajo en cuestión de días. El automóvil en propiedad, que hasta no hace mucho era un puntal de la sociedad y la economía, tiene sus días contados. Ha llegado la hora de deshacernos de nuestro coche.

Señales de que la era del coche ha terminado

• Cada vez más países van a prohibir la venta de coches de motor térmico. Por ahora van Holanda, India, Noruega y algunos más. Dentro de cuatro o cinco años tu coche será ilegal.

• El coche estatus está dando paso al coche electrodoméstico. Es decir, un vehículo eléctrico sin pretensiones que te trae y te lleva, no un símbolo de tu posición en la vida. Así que no sale a cuenta comprarlo (ver abajo).

• Los coches compartidos proliferan. No es ninguna moda pasajera: sencillamente, la unión del coche electrodoméstico (y autónomo) y de los smartphones convierte al coche en propiedad en una antigualla. ¿Quién quiere comprarse un coche cuando tenemos todos los vehículos que necesitemos a nuestra disposición en pocos minutos, en cualquier momento y lugar?

• Las ciudades están actuando contra el coche, por primera vez, de manera organizada y contundente. La lista no para de crecer: peatonalizaciones sistemáticas, peajes por entrar en la ciudad, aparcamiento penalizado, velocidad drásticamente reducida, supermanzanas donde el tráfico está prohibido, pacificación del tráfico, etc.

Ahora vamos a ver las ventajas que conseguiremos y los problemas transitorios que encontraremos.

Ventajas

• Además de ahorrar una media de 500 euros al mes, conseguirás dinero contante y sonante por tu viejo coche. Seguramente no mucho, a no ser que sea histórico de verdad y se lo puedas vender a un coleccionista. Con el dinero en el bolsillo, mira a tu alrededor y considera una serie de ulteriores ventajas:

• Ya no tendrás que pagar por aparcar. Si tienes una plaza de garaje  en propiedad, la vendes y obtienes un ingreso extra. Tampoco tendrás que lavar el coche, ni sacarle brillo, etc.

• Se acabará lo de llevar al día los gastos legales y administrativos de tu coche. Es decir, multas, ITV, impuesto de circulación, etc.

• Ya no perderás tiempo buscando la gasolina más barata. De repente ese asunto que tanto te preocupa deja de tener toda importancia.

• Dejarás de comparar  tu coche con el de tu cuñado. Un motivo de despreocupación más.

• Las molestias que produces se van a reducir al mínimo. Ya no asfixiarás a tus conciudadanos con los humos de tu coche, ni los ensordecerás con el ruido del motor, ni les harás correr el riesgo de resultar heridos o muertos en un atropello.

• Podrás dejar de pagar el gimnasio en el que quemas las calorías que acumulas sentado en tu coche. Empezarás a caminar e incluso a montar en bicicleta.

Inconvenientes

Deshacerte de tu coche puede suponer algunos pequeños inconvenientes, al principio. Por ejemplo:

• Tendrás que ir a la playa en un coche alquilado, o en transporte público. Es solo una vez al año, no pasa nada.

• Te van a acusar de ser un pijo elitista. Eso duele, tú que eres tan humilde como el más humilde propietario de coche que haya existido. Pero eso será  pasajero, al poco tiempo tus familiares y amigos pensarán que te has vuelto loco o que estás en la indigencia.

 

Jesús Alonso Millán


comments powered by Disqus