Rohingya refugees – ignacio-marin.com-14

Una mujer acompaña a su hija de 4 años ingresada con sarampión en la clínica de Médicos Sin Fronteras de Jamtoli. Debido a la negación de atención sanitaria a la comunidad rohingya en Myanmar, la mayoría de los niños no están vacunados, por lo que un brote de sarampión o rubeola puede tener consecuencias gravísimas – Ignacio Marín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *