El insomnio de la razón. Draghi, el Quantitative Easing y la crisis de Europa

12 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

.

Antón Fernández de Rota (@AntonFdezdeRota)

.

En un reciente Manifiesto RetroDadá escrito por el teórico Mckenzie Wark, se leía una oportuna adaptación del lema de Goya: “el insomnio de la razón produce monstruos”. Queda por ver cuánto de razón hay en todo lo que estamos viviendo.

En este capitalismo que Jonatham Crary llama “24/7”, abierto las 24 horas al día, los 7 días de la semana, cobra su pleno sentido la inflexión goyesca. La lógica del apagado y del encendido, la distinción entre tiempo de ocio y de trabajo, que Marx consideraba característica del capitalismo industrial, ha sido puesta en suspenso, sustituida por el sleep mode o modo de espera. La máquina sigue trabajando aun en estado de latencia, entre las sábanas, hasta que de pronto salta el resorte que te lleva a revisar tu e-mail, a dejar anotada una idea para que no se escape, o a añadir un nuevo ítem en tu calendario o en la lista de tareas pendientes.

A diferencia de los humanos, mucho más primitivos y defectuosos desde este punto de vista, los mercados financieros ni siquiera necesitan dormir. Por más que haya que aguardar a las 11am británicas para conocer los valores del Libor, o las 11am centro-continentales para los del Euribor, los mercados siguen en funcionamiento durante toda la noche, tramitando millones de procesos a menudo automatizadas por los ordenadores que realizan operaciones de compra-y-venta en fracciones de segundo.

A lo largo de las últimas décadas el grueso de las finanzas ha basculado hacia los mercados secundarios. Allí, los traficantes de valores venden los riesgos comprados a otros. Si toda especulación bursátil es una apuesta sobre lo que algo vale y valdrá, en los mercados secundarios se da una apuesta (la del trader que compra) sobre la apuesta (hecha por el trader que ha vendido) de la apuesta (acerca del valor que un siguiente comprador podría otorgarle). Desde directiva Volcker de la Reserva Federal en el 1979 hasta el día de hoy, pasando por el irresponsable respaldo de Alan Greenspan a los derivados financieros a finales de los noventa, la liberalización de las finanzas ha aupado hasta tal punto a los mercados secundarios que sus valores, como afirma Colin Crouch, se han terminado por convertir en el “valor real”. Son los datos principales que escrutan las Agencias de Calificación de Riesgos, y el hábitat natural donde crecen y se reproducen, empaquetadas con logaritmos, las hipotecas basura y otros derivados igualmente explosivos. Por ejemplo, más de la tercera parte de la deuda estudiantil estadounidense está en los mercados secundarios. Su deuda no es poca cosa. Más abultada aún que la deuda pública española, su tamaño es cinco veces la griega.

La exposición a derivados de toda índole del tambaleante Deutsche Bank, sobre cuya solvencia no ha dejado de especularse durante los últimos años llegando a un punto crítico el pasado mes de febrero, es ya 5 veces mayor que el PIB de toda la zona euro, 20 veces el PIB alemán. Puesto en marcha en junio del 2015, el programa de Expansión Cuantitativa (Quantitative Easing, QE) del Banco Central Europeo (BCE) tenía por principal objetivo actuar sobre estos mercados. El problema: los precios a pagar por las distintas deudas gubernamentales, los bajos niveles de préstamos interbancarios, de inversión y de consumo, unido a una inflación demasiado baja que encarece el precio de la deuda europea. La idea del QE en la eurozona, así como del QE británico, japonés o estadounidense, bien puede resumirse en un sucinto enunciado condicional: “Puedes imprimir dinero, siempre y cuando no sea para dárselo a la gente”.

El gasto en “imprimir” dinero del BCE, inicialmente planeado para un año y medio, daría para asignar, a mayores de los subsidios y de las distintas rentas sociales en cada país, un ingreso a cada adulto en la eurozona de unos 330 euros mensuales durante todo un año. Ampliado ahora por Draghi, el plan durará 3 años. En lo sucesivo, ya no invertirá en compra de deuda 60.000 sino 80.000 millones al mes (un año más de “renta básica” a 440 euros mensuales). Sea o no la renta básica la mejor de las opciones, sin duda es mucho mejor que lo que se está haciendo. En cualquier caso, no faltan voces que abogan por un sustancial cambio de rumbo, ya sea resucitando aquella “teoría del dinero arrojado desde un helicóptero” del neoliberal Milton Friedman, o abogando por un Quantitative Easing for the People. Esto último ha sido discutido en el Parlamento Europeo, y se hacen eco de ello importantes think tanks sitos en Bruselas, en absoluto radicales, como el transnacional Brueghel.

El nuevo programa de QE que Draghi acaba de anunciar nace sin generar el más mínimo entusiasmo. Ese mismo día las principales bolsas europeas cerraban en cero o con números rojos. Los inversores dudan tanto de la economía europea como de la capacidad que pueda tener el BCE para forzar (“coordinar”) a los estados miembros a secundar sus medidas. Véase la ilustrativa reacción del portal financiero Bloomberg, por ejemplo el artículo “Europe Presses de Panic Button”.

Lo que hasta ahora ha hecho y hará el QE europeo no es más que poner parches a un estallido en ciernes, aumentando el volumen de los derivados en los mercados secundarios. Como decía el sociólogo Wolfgang Streeck: de lo que se trata es de comprar tiempo con deuda, inflar la burbuja, empujar hacia un futuro no muy distante el siguiente estallido, presumiblemente más agresivo. Un buen negocio para unos cuantos, sin embargo. Hace unos días el Berlin Hyp, que tuvo que ser rescatado por los ciudadanos alemanes, comenzó a cobrar (por así decirlo) por pedir préstamos. Nada inusual. Mientras las familias hipotecadas son desalojadas de las casas con las que se quedan los bancos, la práctica de recibir dinero (los bancos) por pedir créditos a los Bancos Centrales se extiende por Europa y Japón, ante el estupor incluso de algunos de los más acérrimos partidarios del libre mercado, que lo consideran “un acto de desesperación”. Todo sea por la liquidez. Cuando la Reserva Federal, ese banco privado que funciona como Banco Central de los USA, decidió implementar su propio QE, Donald Trump fue muy claro al respecto: “La gente como yo se beneficiará de ello“.

El QE no es sino una medida más en la línea de las emprendidas por el rescate a los bancos “privados” por parte de las finanzas “públicas”, una masiva transferencia de dinero al sector financiero, un keynesianismo invertido, aunque no exactamente privatizado, pues vuelve a poner de manifiesto que las barreras entre lo público y lo privado tienden a difuminarse, ante el funcionamiento de lo privado “too big to fail” como activo (o pasivo) públicamente asegurado, y ante la conversión de las instituciones de la vieja ciudadanía en organizaciones de shareholders o “bondholders” endeudadas. El comunismo del capital, lo llaman algunos. La ciudadanía (Staaksvolk) queda así sometida, dicho en los términos de Streeck, al Markvolk o pueblo del mercado.

Tal y como señala el filósofo Michel Fehér, durante las últimas décadas el gobierno y sus gobernados han pasado a ser redefinidos en términos “capital humano”. Un capital humano en el que ya no se invierte, al que se le aplica la austeridad presupuestaria, pues resulta preferible invertir en los grandes inversores, aunque esto signifique “devaluarnos” al resto. Mientras el BCE “imprime” 80.000 millones mensuales, Bruselas exige a España un nuevo recorte de 10.000 millones que no hará más que contribuir a nuestra propia deflación, con efectos negativos sobre el consumo y el empleo. La situación supera lo ridículo. En efecto, el insomnio de la razón produce monstruos: 18 millones de desempleados en la eurozona; más de 4 millones sólo en España. En el 1930, el economista John Maynard Keynes, imaginándose cómo vivirían sus nietos, escribió:

Por muchas eras por venir, el viejo Adán será tan fuerte en nosotros que seguiremos sintiendo la necesidad de algún tipo de trabajo si queremos que esté contento. Haremos más cosas por y para nosotros de las que es habitual que hagan por ellos los ricos, felices de no tener sino pequeñas obligaciones, tareas y rutinas. Más allá de éstas, nos esforzaremos por esparcir fina la mantequilla sobre el pan; hacer que el trabajo que aún quede sea repartido lo más ampliamente posible. Turnos diarios de tres horas o una jornada laboral de quince horas a la semana, solucionarán las cosas por un buen tiempo. ¡Tres horas al día será más que suficiente para satisfacer al viejo Adán en la mayoría de nosotros!”.

Según el vaticinio de Keynes hoy deberíamos de estar trabajando a tiempo completo por menos horas de lo que sigue siendo una media jornada, y sin tener que preocuparnos de si la población en activo puede mantener o no a los jubilados, o si Europa puede sostener económicamente o no a 150.000 o a medio millón de refugiados. La respuesta, simplemente, tendría que ser afirmativa. Si no se ha cumplido su pronóstico, es a causa de una serie de razones. El antropólogo David Graeber menciona una de ellas: mientras son millones los que se encuentran desempleados, son otros tantos millones los que trabajan en empleos sin sentido (bullshit jobs). Graeber se pregunta cómo es que hemos llegado a una situación en la que las empresas contratan a tanta gente para no hacer prácticamente nada, poco más que acumular papel tras papel, informe tras informe que engordan las burocracias empresariales, y donde hay tantos trabajos y profesiones (abogados corporativos, telemarketing, repartidores de publicidad, MAPFRE Seguros, peluqueros caninos, capacitadores de desempleados trabajando para el SEPE, relaciones públicas, vendedores puerta-a-puerta, cobradores del frac, constructores que levantan viviendas junto a edificios vacíos, operadores de derivados financieros, managers empresariales, coaches personales, y gestores de todo tipo) que no sirven para nada, o para nada necesariamente bueno.

El escenario en el que estamos inmersos comienza a cobrar sentido si lo enfocamos atendiendo a los procesos históricos y a los protagonistas que gobiernan el drama actual.

1) Los personajes del drama: un ejemplo. Cuando hubo que limpiar o camuflar las cuentas nacionales para entrar en la UE, el gobierno griego contrató a Goldman Sachs para que les hiciese el trabajo sucio y les diese una buena calificación. Quien era entonces presidente del Banco Central griego, Lukás Papademos, fue premiado dándosele la vicepresidencia del BCE. Al estallar la crisis, al intervenir el país, la Troika lo puso como Primer Ministro heleno, pasando por alto cualquier consideración democrática. Mario Draghi, vice-chairman de Goldman Sachs para asuntos europeos cuando Papademos entró en el BCE, fue primero nombrado presidente del Banco de Italia, ahora preside el Banco Central Europeo.

2) El contexto histórico: una burbuja de cuatro décadas. Bien puede considerarse la crisis que vivimos como un episodio más de una larga crisis de la cual jamás hemos salido, y que tiene sus orígenes en los años setenta. Para salir de la estanflación de los setenta (estancamiento económico con inflación) los gurús neoliberales propusieron la llamada “desregulación financiera” y la “democratización del crédito”. Con ello se pretendía relanzar el crecimiento, bajar la inflación y disminuir la deuda pública mediante el aumento de la privada. En lo único que han tenido éxito ha sido en contener la inflación, que ahora resulta demasiado baja. El precio a pagar por esta política deflacionaria fueron entonces altos niveles de desempleo y precariedad, cuyas tasas hemos superado cuatro décadas después tras el estallido financiero del 2008. Con la deflación ha vuelto el estancamiento. El aumento de la deuda privada no ha conllevado el “lógico” descenso de la deuda pública, sino todo lo contrario. Malos augurios. Peores augures. Y, entretanto, casos de los que aprender: el país del QE casi permanente, Japón, camina sobre la cuerda floja con una deuda pública que representa el 260% de su PIB, ochenta puntos porcentuales más que la deuda griega en su peor momento.

El QE de Draghi no resolverá los problemas, sino que seguirá dilatando la crisis acumulada en las últimas décadas. El tipo de interés de referencia queda ahora en el 0%, y el presidente ha prometido a los mercados que no lo aumentará en los próximos años. Toda una invitación a la especulación interna a los mercados financieros. El crédito ultrabarato se completa con un aumento de lo que les cobrará a los bancos por depositar su dinero en Fráncfort. Las extremas facilidades crediticias ofrecidas están pensadas para animar a la banca a invertir su capital, a inyectar liquidez, en lugar de apalancarlo. Pero, ¿cuánta de esta liquidez que tan cara nos sale no irá a parar sino a la refinanciación, que ahora es más lucrativa que nunca, y a engordar la deuda que circula por los mercados secundarios? La cuestión no es salvar a Europa, sino salvar al Deutsche Bank y compañía, cuyos intereses consideran que son coincidentes con los de los de los ciudadanos. Una novedad: a partir de ahora podrán participar en este juego ya no sólo los agentes financieros sino también las corporaciones empresariales, cuya deuda podrá ser comprada. Como si fuesen en verdad, unos y otros, las altas finanzas y las multinacionales, todavía en el siglo XXI, cosas tan diferentes.

Lo que sí es cierto es que se amplía el número de invitados a este festín, así como las formas por las cuales puede jugarse a este juego. La retórica es insistente: de lo que se trata es de que las grandes empresas y los bancos disfruten de las condiciones más favorables para animarles así a invertir en la “economía real”. Que esa inversión pueda llegar hasta abajo en cantidades significativas, es algo que en absoluto queda garantizado. Lo que no se plantean, como sugieren Mark Blyth y Eric Lonergan, entre otros, es que quizás haya que “imprimir” menos y transferir más y de un modo distinto, de forma que la inversión vaya directamente a la gente. La Internacional del Capital sigue al mando, con un completo desprecio por la democracia. Los 80.000 millones de euros al mes que manejará Draghi son nuestros, pero la ciudadanía continental no tiene ni voz ni voto en el “independiente” banco central de Europa.

 


comments powered by Disqus