Euskadi / Galicia: huele a Restauración

26 Sep 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

.

Emmanuel Rodríguez (@emmanuelrog)
.

Desde ayer noche, alegría, cava y excitantes circulan pródigamente en las sedes del PP. No es para menos. En Galicia, el hábil Feijoo, provisto del pragmatismo de empresa que nunca tuvo el padre Fraga, recibió el aval de la mayoría absolutísima. Y además el PP encontró en su figura un posible sustituto. De otra parte, la opción de reemplazo llamada Ciudadanos se dio su último batacazo. Ni un sólo diputado. Tampoco en Euskadi, donde aunque el PP no lograra resultados siquiera modestos, la otra derecha, la vasca “de toda la vida”, revalidó con amplia mayoría.

El gran perdedor es un PSOE hecho trizas. Respecto a 2012, en Euskadi ha pasado 16 a 9 diputados (de 212.000 a 156 mil votos), y de 18 a 14 (de casi 300 mil a 250 mil ) en Galicia. En el primer caso queda relegado a cuarta fuerza, en el segundo a tercera. En Hegoalde, seguirá subalterno al PNV como lleva casi una década en la que terminó de liquidar todo lo que quedaba de su ya menguado capital histórico como  partido obrero. Y en Galicia, el PSG será una sombra condenada a hacer oposición, algo que nunca ha sabido hacer y en la que el BNG y En Marea sabrán jugar mucho mejor.

Pero lo que verdaderamente importa, es que estas dobles elecciones confirman la parada en seco y posterior retroceso de las llamadas fuerzas del cambio. Vayamos por partes. En Euskadi los resultados son modestos. Malos, si se considera el 30 % de los votos que obtuvo Podemos el 26J, ayer se quedaron con algo menos de la mitad, 156 mil. Sin apenas presencia en el territorio y con una dirección políticamente bisoña (Nagua Alba, Pili Zabala, Edu Maura), en el que durante décadas fue el territorio más politizado del sur del continente, Podemos ha sido deshecho en su primera prueba local. De ser uno de los grandes caladeros de votos de Podemos, apenas ha reunido un porcentaje de similar a los lugares en los que los morados son más frágiles.

El conglomerado de la izquierda abertzales puede, sin embargo, respirar tranquilo, “sólo” pierde 50 mil votos, para quedarse con 224.000. Pero es el Bildu de Otegui, y el Bildu que ha hecho lo posible para adaptarse a los nuevos tiempos incorporando el lenguaje y la estrategia del soberanismo catalán y del ciudadanismo de un 15M, que allí fue siempre débil. Euskadi se confirma, de hecho, como la comunidad en la que la crisis de régimen ha resultado más pasajera y superficial. Hoy por hoy, si Euskadi es otro país lo es precisamente por la mayor legitimidad de su clase política, el mayor nivel de renta de su población y la práctica ausencia de fractura social interna. La institucionalización le sienta mal a Bildu. Y la caída en lo trivial-institucional de las izquierdas históricas de Euskal Herria, está lejos de encontrar una repisa en Podemos.

En Galicia, los resultados son apenas distintos, señalan la misma tendencia. En Marea obtiene 71.000 votos más que AEG, primer experimento electoral de la fase post-15M. Pero si se compara con la secuencia  electoral 20D y 26J, las caídas acumuladas suman más de 150.000 votos. En el menor movimiento de retroceso respecto de Elkarrekin Podemos cuenta seguramente el método democrático de selección de candidatos (las primarias con modelo Dowdall) y de colaboración entre fuerzas políticas. Queda por ver si en el futuro hay o no nuevo partido galego, esto es, si este conglomerado es viable o un engendro condenado. Sea como sea, el desgastado BNG, partido orgánico de la izquierda en Galicia, con fuerte presencia sindical, vecinal y en movimientos sociales, no desprende apenas votos, sólo pasa de 7 a 6 diputados. Pero todo ello dentro de la inmensa sombra de un PP que sigue funcionando como en los viejos tiempos, también en la nueva Galicia metropolitana de las ciudades interconectadas del Atlántico.

En conjunto, “el cambio es imparable” pero ayer sin duda se mostró frágil y en retirada. La pieza clave, ya no es Podemos, sino el PSOE. Sánchez puede convocar un congreso extraordinario, pero todo apunta a que será cesado. Vayan haciendo sus particulares porras. Parece que muy pronto tendremos nueva legislatura de Mariano Rajoy.

.


comments powered by Disqus