Opinion · Contraparte

Defender nuestro presupuesto para apostar por Madrid

.

Pablo Carmona, Rommy Arce y Montserrat Galcerán

concejales del Ayuntamiento por Ahora Madrid

.

En los próximos dos años Madrid recortará cerca de 1.000 millones de euros de su presupuesto. Este es el destino al que nos lleva el nuevo Plan Económico Financiero que nos quiere imponer el Ministerio de Hacienda. De nuevo, el gobierno del Partido Popular quiere gobernar a golpe de recorte y de austeridad, con la gravedad añadida en este caso de que lo hace contra un Ayuntamiento que cuenta con índices de estabilidad presupuestaria mejores que los de la propia administración del Estado.

El ataque orquestado por el señor Montoro y el presidente Rajoy no es sino la muestra de una batalla política en la que para dañar el margen de acción de un Ayuntamiento como el de Madrid, y sólo por el mero hecho de estar gobernado por el municipalismo del cambio, se están atacando inversiones y gasto social imprescindibles para cubrir las necesidades de los madrileños y las madrileñas.

La presión política ha hecho que todas las alternativas planteadas por Ahora Madrid hayan sido desechadas por los intereses partidistas del PP, un gobierno envalentonado con la aplicación del 155 en Catalunya que no ha dudado en acorralar a Madrid ante su desafío al mantra de la estabilidad presupuestaria, la Regla de Gasto y el pago de la deuda como único camino. Sólo la rendición y los recortes multimillonarios han valido como salida óptima para un Ministerio que -como tantas administraciones gobernadas por el PP-, ni siquiera cumple con sus propios compromisos de estabilidad, empezando por su astronómica deuda pública. Montoro emplea el superávit de los municipios para cuadrar sus cuentas al tiempo que premia con beneficios y amnistías fiscales a los que más tienen. Ese será el destino del superávit del Ayuntamiento de Madrid, así lo manda el artículo 135 de la Constitución y la Ley de Estabilidad, Bruselas y la Troika marcan el camino de la austeridad.

Nuestra postura, como concejales y concejalas del gobierno de Madrid es que no debemos ceder ante semejante chantaje. No debemos asumir ni el marco de juego planteado por Montoro ni las condiciones impuestas en forma de falsas alternativas. En ese sentido, entendemos que el PEF que hoy se aprueba  no es una alternativa a la intervención de nuestro Ayuntamiento por parte del Ministerio de Hacienda. Muy al contrario, se trata de una manera más limpia, de menores costes políticos, de intervenir las cuentas de la ciudad de Madrid. A partir de hoy Montoro gana por la vía del asalto lo que no logró su partido en las urnas, controlando las cuentas de nuestra ciudad.

Por esta razón, rechazamos la presentación del nuevo PEF y entendemos que con su aprobación se entregan las cuentas de los madrileños y madrileñas al capricho del ministro Montoro. De este modo entregamos las escuelas infantiles, los aumentos y mejoras de plantilla de los servicios municipales, los polideportivos, los centros de servicios sociales, la mejora del transporte público o las grandes reformas que necesita nuestra ciudad. Llevamos ante el precipicio una buena parte del presupuesto de reequilibrio territorial, los presupuestos participativos y las nuevas viviendas que tanto necesita Madrid. En definitiva, clausuramos la legislatura con un mensaje inequívoco de que el cambio no es posible. Los madrileños y madrileñas no votaron a Ahora Madrid para gestionar miserias con “honestidad”, el clamor de cambio en esta ciudad nacido del 15M y encarnado por Ahora Madrid debe afrontar con valentía la confrontación política con el gobierno del PP. Defender la autonomía política y financiera de Madrid es defender a los más de 8000 municipios de nuestro país.