Maxam. Sortear la ley de venta de armas

22 Mar 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Tica Font, Directora del Instituto Catalán Internacional por la Paz y miembro del Centre Delàs d’Estudis per la Pau.

Todavía queda periodismo de investigación, una muestra de ello es el trabajo de Quique Badia y David Meseguer (http://bit.ly/1nInY2s). Este artículo narra como 21 toneladas de cuerda detonante (explosivos) fueron retenidas en 2015 en la frontera turca con Siria. El cargamento tenía permiso policial turco y su destino era Aman. Lo sospechoso es que dicho cargamento tenía que cruzar territorio siro para llegar a su destino. La sospecha fundada, muy fundada, ¿alguien cree que un camión con explosivos cruza los diversos territorios controlados por Daesh, al-Nusra u otras milicias sin que sea interceptado? Y evidentemente el primero que lo ve se lo queda.

No hay que ser muy imaginativo para interpretar que todo ello es un envío ilegal de explosivos a alguna de las milicias, con el consentimiento o del Gobierno turco o de altos cargos públicos. No sabemos si también con el conocimiento y consentimiento del Gobierno español. Vayamos por partes.

Un cargamento de material explosivo procedente de Turquía con destino a Jordania y cuya ruta cruza territorio sirio. En el periodo en que este cargamento fue detenido en la frontera turca, en la otra parte de la frontera operan grupos milicianos incluidos en el denominado Frente Islámico, que combaten a las fuerzas militares de Bashar al-Assad en lugares como Alepo. Si los explosivos no tenían como destino este grupo y hubieran seguido su camino hacia el sur, hubieran entrado en territorio controlado por opositores yihadistas como el Frente al-Nusra, si tampoco estos grupos eran los destinatarios y el cargamento hubiera continuado su viaje, entraría en territorio controlado por Daesh. ¿Quién era en realidad el destinatario de estos explosivos? No lo sabemos, pero es evidente que este envío no es inocente y tampoco es falta de profesionalidad en el logista que ha organizado la ruta de transporte.

El artículo afirma que la empresa compradora que figura en la factura como compradora, es fantasma, no existe, telefónicamente o en internet no hay rastro de ella. La empresa productora afirma no saber nada, se desentiende del tema, pero lo cierto es que sin una demanda de compra de una empresa, la administración turca no puede conceder una autorización de tránsito y de exportación, documentación con la que estaba dotada el cargamento de explosivos.

La empresa fabricante es Maxam Anadolu, una de les 45 filiales de la española Maxam. Según las investigaciones de Quique y David en el consejo de administración de Maxam Anadolu hay un delegado de Maxam España y es este el que decide la estrategia que tiene que seguir la empresa turca. Según Maxam la empresa turca toma sus decisiones de forma independiente a la española.

De todo ello hay elementos clave y responsabilidades que bordar.

Maxam España tenía que saber de esa venta, es imposible que no supiera la venta y la ruta, por tanto cabe suponer que sabían que estaban vendiendo explosivos a las milicias sirias. Pero dado que la fabricación y venta se llevan a cabo desde una empresa turca, Maxam no tiene que pedir autorización a la JIMDDU (Junta Interministerial de Material de Defensa y Doble Uso) y en aduanas no hay que registrar dicha venta. Por tanto ¿cómo puede Maxam seguir vendiendo explosivos y no acatar la legislación europea, española y el nuevo Tratado internacional sobre comercio de arman? Fácil compra acciones suficientes de una empresa en otro país y elude los controles políticos y jurídicos españoles.

La cuestión es que piensa hacer nuestro Gobierno con Maxam, ¿premiarla por ello?, contratarle más suministros de explosivos, bombas o misiles o ¿va a tomarse en serio el control de armamento e impedir que ventas como estas se lleven a cabo?

Aquí todos se hacen los locos, nadie sabía nada, ni la empresa turca, ni el Gobierno turco, ni la empresa española, ni el gobierno español. Por tanto nadie asume ninguna responsabilidad. Cosa de todos nosotros es empujar y trabajar para que esta clase de armas no lleguen a manos que no deben llegar.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus