Opinion · Crónicas insumisas

Calma Sr. Trump, la UE gastará más en defensa

Tica Font, Centre Delàs d’Estudis per la Pau

Nuevamente Trump está al ataque, esta vez ha mandado cartas a los presidentes de los países de la UE que forman parte de la OTAN para pedirles que incrementen su presupuesto de defensa hasta el 2% del PIB. La petición no es nueva, Obama ya lo hizo y con más clase, pero Trump insiste y amenaza con retirar fondos económicos a la OTAN y tropas norteamericanas en territorio europeo, en concreto de Alemania.

Pero los países europeos ya han asumido las peticiones, ya se han comprometido a ello y ya se han puesto de acuerdo en impulsar la política común de defensa de la UE. Entre mayo y junio del 2017 el Consejo de Asuntos Exteriores de la UE aprobó la estrategia global en materia de seguridad y defensa que pone en marcha la Cooperación Estructurada Permanente (PESCO), iniciativa que faculta a los Estados Miembro a coordinar objetivos en el ámbito de seguridad, adquisiciones de material bélico y operaciones conjuntas de defensa y paz. La PESCO no equivale a un Ejército Europeo, pero sí es un gran paso adelante en la integración militar entre los países de la UE. Es un pacto entre los participantes para financiar, desarrollar y desplegar sus ejércitos conjuntamente. Su principal novedad es su carácter permanente y que los compromisos asumidos son obligatorios para los Gobiernos.

La Comisión Europea a mediados de junio de 2018 presentó tres proyectos para impulsar una defensa europea propia y sus presupuestos asociados. Económicamente el más relevante es el Fondo Europeo de Defensa, que en el próximo presupuesto 2021-2027 estará dotado con 13.000 millones de euros. El segundo proyecto se le llama Instrumento Europeo de Paz o también llamado Fondo Europeo para la Paz, es un proyecto concebido para financiar los costes comunes de las misiones militares propiamente europeas en el exterior, estará dotado con 10.500 millones de euros. Es un nuevo fondo para financiar el gasto militar y de defensa que actualmente no se puede financiar con el presupuesto de la UE. El tercer proyecto será Conectar Europa, que intentará fomentar la movilidad militar (personal y equipos) dentro de la UE de los cuerpos militares de los países de la UE, estará dotada de 6.500 millones de euros, lo que puede requerir adaptar infraestructuras, eliminar barreras y normativas que obstaculicen la movilidad militar dentro del territorio de la UE.

El Fondo Europeo de Defensa se estructura a través de dos ventanas “ventana de capacidades”, dotada con 500 millones de euros en los ejercicios 2019 y 2020 y de 1.000 millones de euros anuales en el ejercicio 2021-2027, a través del Programa Europeo de Desarrollo Conjunto de Capacidades en Defensa (EDIDP) y cuya finalidad será ayudar a financiar a aquellos estados que de manera conjunta adquieran un mismo material militar, que les salga más económico. El esquema de financiación prevé que por cada euro invertido por la UE, los Estados Miembros destinen cuatro euros de su presupuesto, lo que equivale a que se destinaran en total 5.000 millones de euros anuales a la adquisición de material militar. Estas ayudas a los estados se complementarán con otros instrumentos financieros como pueden ser la generación eurobonos de defensa y que estos gastos no computen como déficit público, es decir que se puedan computar las aportaciones económicas a los programas conjuntos como inversiones, de manera que a efectos de la Comisión no se consideren como déficit de los estados, reduciendo así de facto las exigencias de cumplimiento por parte de la UE de los niveles de déficit presupuestarios de los Estados Miembros . Todo ello para facilitar la interoperabilidad entre sistemas para los Estados Miembros.

La “ventana de investigación”, dotada con 25 millones de euros para 2017 y con 90 millones para el ejercicio 2018-2019 y 500 millones anuales en el ejercicio 2021-2027, a través del Programa Europeo de Investigación en Defensa (EDRP) y que tiene por finalidad incentivar, a través de fondos europeos, la investigación en nuevos proyectos de material de defensa tecnologías innovadoras en materia de seguridad y defensa, en las áreas de electrónica, metamateriales, encriptación, drones o robótica. Esta ventana prevé la financiación directa a la industria de defensa para que lleve a cabo actividades conjuntas de investigación en tecnología innovadora, con una intensidad de hasta el 100% de los costes directos más un 25% en concepto de ayudas para costes indirectos. Con esta decisión la Comisión ha dado un paso adelante para también apostar por subvencionar la investigación en el ámbito de la Defensa, y no solo en el de la seguridad como ha sucedido en presupuesto anterior.

Estas dos ventanas se complementaran con otro pilar, el impulso de la inversión en las cadenas de suministro europea en defensa, acciones encaminadas a alcanzar una mayor independencia y autosuficiencia en tecnología de defensa; inversiones en el tejido industrial de defensa incluyendo Pymes, Start-Ups(acceso a la financiación) u otras como: el uso de los Fondos Estructurales y de Inversión así como los del Banco Europeo de Inversiones (algo que ocurrirá por primera vez en proyectos de defensa), fondos que habrá que reorientar; excepciones de IVA ; el impulso de clusters regionales de excelencia o el apoyo a través de los Programas COSME y ERASMUS para la formación y adquisición de competencias en tecnologías de defensa.

El presupuesto total destinado a seguridad y defensa por parte de la UE para el periodo 2021-2027, pasará a ser de 30.000 millones de euros.

Sr Trump que los estados Miembros de la UE ya se han puesto a ello, no tenga tanta prisa que ya hacen los deberes!