¿Se puede llamar ya “fascista y cabrón” a Fernández Díaz?

17 feb 2016
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Lo sucedido ayer en Madrid cuando 300 policías persiguieron al concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Barbero, no fue un escrache. Son demasiados los que lo han querido pintar así pero, por mucho que lo intenten, las diferencias son tan evidentes que su intento cae por su propio peso. Si no existieran estas diferencias, sería muy hipócrita por mi parte criticar los hechos de ayer cuando en su día defendí el escrache a Saénz de Santamaría (avalado por una sentencia judicial, por cierto). De hecho, la misma hipocresía y desfachatez que desde ayer destila la derechona más rancia.

La primera diferencia es que los escraches que en su día realizó la PAH a dirigentes del PP se debieron a que éstos, faltando a su deber como representantes políticos, se negaron en reiteradas ocasiones a recibir a quienes les otorgan la soberanía. No es el caso de Barbero, que siempre ha tenido abiertas las puertas de su despacho. La segunda es que aquellos escraches de la PAH no fueron violentos, no zarandearon coches, no llegaron a quitar móviles a periodistas ni a amedrentar a gente por doquier. De otro modo, el juez habría fallado a favor de la vicepresidenta… pero no.

A pesar de estas diferencias, los medios y periodistas del régimen y, por supuesto, los representantes de esa derecha en blanco y negro, no criticaron la agresión de ayer. Ni siquiera el mismo ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, que pasa por ser el máximo representante del Cuerpo Nacional de Policía. En su lugar, este personaje, más digno de ser escudero de Carrero Blanco que de jurar (porque él jura) sobre una Constitución, se ha limitado a decir que “son cosas que pasan” y que “el tiempo coloca a cada uno en su lugar y quita y da razones”.

El titular de Interior, que sugiere que estos actos violentos, físicamente hablando, forman parte de la “libertad de expresión”, olvida cómo se puso como un energúmeno cuando el día que celebraba su cumpleaños en 2014 junto a su familia, a la salida de un restaurante en el Pasaje de la Concepción de Barcelona, un tipo le llamó “hijo de puta, fascista y cabrón”. ¿Aquello era “libertad de expresión”… una simple definición, tal vez? Lo cierto es que ésa es la diferencia entre Fernández Díaz y un demócrata: entonces, incluso los medios más situados a la izquierda y, por supuesto, los políticos, criticamos o cuando menos no aplaudimos o justificamos los hechos.

¿Y a qué se debió la agresión de ayer? A que se ha desmantelado una unidad de antidisturbios que todos los que nos hemos manifestado en Madrid sabemos que cuenta en sus filas con auténticos descerebrados, matones violentos que están deseando repartir calor negro. Lo más triste de estas Unidades de Intervención Policial (UIP) –antidisturbios, vaya– es que cuando se han producido y documentado vídeos que prueban cómo se les va la mano a algunos policías con la porra, clavando la rodilla en el cuello, etc., ninguno de los que actúan correctamente lo han criticado en público, no se han depurado responsabilidades y las manzanas sanas han defendido a las podridas en el cesto… pudriéndose con ellas.

Al final, por ser antidisturbios, se han creído que sus actos violentos pueden quedar siempre impunes. Lo vimos ayer mismo, cómo aterrorizaron a todo el que pasara por la calle cerca de ellos… y no estaban de servicio, en ese momento eran simples ciudadanos. Imaginen cómo se sienten y cómo actuan cuando llevan puesto el casco y la porra… Cientos de hematomas y contusiones pueden dar testimonio de ello.


Desde el 1 de octubre de 2014, Público incorpora un nuevo sistema de gestión y moderación de comentarios: Disqus. Puedes leer todos los detalles aquí.

Al utilizar los Servicios de Comentarios (A.L. 5.2), el Usuario se compromete a no enviar mensajes que difamen o insulten, o que contengan información falsa, que sea inapropiada, abusiva, dañina, pornográfica, amenazadora, dañando la imagen de terceras personas o que por alguna causa infrinjan alguna ley. [Más información]

comments powered by Disqus