PSOE reniega de la lucha en la calle

Andalucía está en pie, ha dicho basta. La Sanidad andaluza, esa que la presidente Susana Díaz ha calificado como “la joya de la corona”, es un auténtico despropósito, tanto para l@s profesionales que trabajan en ella como para l@s pacientes. Una Sanidad en la que la que te confirman por correo postal la cita para una prueba diagnóstica -con no menos de dos o tres meses de espera-, donde esas pruebas diagnósticas se derivan a la Sanidad privada, donde los médicos son penalizados cuando superan cupos impuestos de recetas y de derivaciones a especialistas, donde hay lugares en los que hay 11 kilómetros entre especialistas… no parecen ser suficientes para que la marea blanca salga a la calle.

Susana Díaz asegura que los miles y miles de andaluces que salieron a la calle hace unos días reclamando una Sanidad pública de calidad estaban manipulados por el PP, Podemos e IU. Olvida la aspirante a Ferraz que ya en verano el ala izquierda del Parlamento andaluz (IU y Podemos) reclamó un pleno de urgencia para abordar el caos sanitario que se produce cada verano, denunciado por los propios sindicatos, con más de una decena de pacientes por enfermera, por ejemplo. Entonces, Díaz miró para otro lado, tampoco admitió la gravedad ni vio la urgencia.

Ahora, aún cuando esta propia marea blanca ha conseguido paralizar la fusión de hospitales en Granada, vuelve a desviar la vista del problema, renegando de la que antaño fue una de las esencias del PSOE, que es la lucha en la calle. La prueba de fuego que esgrime para hablar de manipulación es que la portavoz del PP en la Diputación de Sevilla, Virginia Pérez, alentó por carta a sus concejales para que difundieran y acudieran a la manifestación.

Este argumento, que según ella es el motivo para que decenas de miles de andaluces manipulad@s salieran a la calle a protestar, es reproducido como autómatas sus compañeros de partido, como ayer sucedió en la presentación de la campaña contra el copago que presentó en Rincón de la Victoria (Málaga) el portavoz socialista de Salud en el Parlamento de Andalucía, Francisco Vargas.

Si usted realiza una búsqueda en internet, no le costará en contra ejemplos de cómo los socialistas han convocado a todos sus concejales en múltiples protestas. Y los que somos de izquierdas, nunca pensamos que eso fuera manipular, sino movilizar en pos de una causa que, esté o no de acuerdo con ella, la formación consideraba justa.

A Susana Díaz no le gusta la movilización cuando viene de su oposición y, además, le saca los colores. Entiendo que le reviente que el PP sea uno de los que le sacan las vergüenzas, porque si algún partido ha desmantelado el Estado de bienestar ese ha sido el de Rajoy. A pesar de ello, renegar de la calle, renegar de la marea blanca y ningunearla delata la verdadera naturaleza de la presidente andaluza: ladina, sibilina, ruin. Ella, que estuvo en el epicentro de la conspiración de aquel sábado negro del PSOE, que inició la implosión que hoy sufre el PSOE para decepción y desconsuelo de su propia militancia.

Susana Díaz cierre el bucle: hace mucho tiempo ya que el PSOE y sus políticas traicionaron a los votantes de izquierdas, posteriormente esa deslealtad se extendió a su seno y ahora, con este desprecio a la movilización y la manifestación, vuelve a tracionar a la calle.