C’s juega la baza de Hipercor para hacerse querer

Twitter está que arde, una vez más, gracias a Inda. A través de su medio de comunicación, ha desvelado cómo el PSC, Barcelona en Común, ERC y la CUP han votado en contra de una moción municipal para homenajear (una vez más) a las víctimas del atentado de ETA contra el Hipercor de Barcelona.

El próximo mes de junio se cumplen 30 años de la masacre y Ciudadanos (C’s) ha aprovechado para presentar esta moción. La formación naranja necesita hacerse querer… y le cuesta, a pesar de lapoyo incondicional de Inda. Por eso lanza consignas en todos los Ayuntamientos en los que tiene representación para promover mociones de reconocimiento a las víctimas del terrorismo. Cuando se tiene poco que aportar, las víctimas siempre están ahí, siempre lo son y son susceptibles de dejarse utilizar.

Y algunas de ellas, vaya si lo son. Especialmente las que han seguido o apoyado, por acción o por omisión, lo que Ángeles Pedraza y Mari Mar Blanco han defendido a veces desde la Asociación de Víctimas del Terrorismo y desde la Fundación de Víctimas del Terrorismo. En su día, como máximas representantes de esos colectivos, han entrado de pleno en la politización de las víctimas, terminando por hacerse su hueco en el Partido Popular.

Ahora, Ciudadanos vuelve a hacerlo: ocultándose tras una máscara de inocencia y buenas intenciones, lanza esta moción sobre la que, quizás, l@s barcelones@s deberían preguntarse en qué beneficia al día a día de la capital catalana, como si ésta no tuviera suficientes problemas a los que hacer frente. Ni siquiera voy a entrar en la sombra de la duda que siempre ha envuelto ese atentando, sombras que para muchos son teorías de la conspiración y, para otros, una verdad oculta que entierra los avisos de bomba previos a la explosión que la banda armada realizó y se obviaron sin desalojar.

La formación naranja están tan necesitada por hacerse hueco mediático, más allá del conseguido por su apoyo incondicional al partido más imputado del momento, que instrumentaliza a las víctimas, apoyado por el PP y GMD. Y, como apuntaba antes, Barcelona no es una excepción. Se ha iniciado una oleada de mociones municipales en este sentido, tratando de conmemorar el 11 de marzo (Día Europeo) y el 27 de junio (Día Nacional de las Víctimas de Terrorismo), con actos, charlas, crespones negros… Me pregunto si, en esos ciclos de charlas, traerán también a familiares de víctimas del GAL, por ejemplo.

Lo más triste de todo es que las víctimas lo toleren, que no griten que basta ya, que no necesitan de voceros oportunistas para hacerse valer, que no se reinvindiquen como autosuficientes para decir si se sienten reconocidas/apoyadas o no por el pueblo español. Y es triste, sí, pero no sorprende, porque las víctimas mismas están divididas entre sí, porque ellas se han polítizado perdiendo el norte sobre su quintaesencia… porque, de otro modo, ¿cómo se explica sino la gran diversidad de asociaciones y colectivos de víctimas del terrorismo?