Marca España: policías amenazando a periodistas

Las amenazas que están recibiendo periodistas de Público por parte de mandos policiales es un auténtico escándalo. Este acoso, revelado hoy por Patricia López y Carlos Enrique Bayo, debería ponernos a todos los pelos de punta, debería hacer saltar todas las luces de alarma, TODAS, de autoridades, compañer@s de profesión, representantes políticos y ciudadanía en general.

Que el número dos de la Policía de Jorge Fernández Díaz y su jefe de gabinete intenten amedrentar de ese modo a la prensa libre, sencillamente, porque ésta hace su trabajo, es una barbaridad, un atentado a la democracia en toda regla.

Hoy no salen quienes hablan de la libertad en países iberoamericanos, quienes se dan golpes en el pecho hablando de democracia. Hoy, por salir, no salen ni esas asociaciones de la prensa que sin contrastar y sin que ni siquiera lo sepa toda su junta directiva, lanzan acusaciones a formaciones políticas.

Hoy no salen todos esos, ni siquiera los representantes políticos que deberían pedir una comisión de investigación de todo este asunto turbio, ni siquiera la propia Policía, que habría de iniciar investigaciones porque, de no hacerlo, dará la sensación de estar más podrida por dentro de lo que parece ahora mismo.

Atacar a la prensa cuando se publican realidades incómodas no es nada nuevo, como tampoco lo es que se mire para otro lado cuando estas amenazas se denuncian. Ese es el sistema en el que estamos sumidos, pero un@ periodista de raza, quienes lo llevan en la sangre, no desfallecen, más bien todo lo contrario, se crecen ante amenazas de patanes de esta calaña.

¿Y por qué lo hacen? ¿Por qué est@s periodistas no se arrugan? Porque aunque la prensa haya vivido una época de descrédito en España, ha sido gracias a ella y sólo a ella como hemos conocido grandes casos de corrupción, grandes tropelías de los poderosos. Hoy, el ministro del Interior de turno, como ya lo hizo Pérez Rubalcaba (PSOE) con José Luis Moreno o Fernández Díaz (PP) con Rodrigo Rato, no se reunirá con ningún profesional de Público…

…ni falta que hace, mientras haga su trabajo como es debido, mientras depure el cuerpo policial y desmantele de una vez por todas una brigada política que nos lleva a esa España en blanco y negro que much@s en el Congreso añoran y que, a muchos como a mí, nos revuelve el estómago.