La historia viva del PSOE… que lo mató

Al fin Susana Díaz ha hecho oficial lo que todos sabíamos, incluso, cuando ella era de otra opinión o, simplemente, mentía: Ya es candidata confesa -sólo en eso, en que es candidata- a la secretaría general del PSOE y ya se le ha olvidado cuando prometía por activa y por pasiva que su único sitio era Andalucía y que no se le había perdido nada en Ferraz.

La Rivera del PSOE, que cambia de opinión como de chaqueta -incluido el No es Sí- deja de ser un poco menos deshonesta, deja al fin de hacer campaña encubierta mientras aseguraba que ella no era candidata, como cuando hizo su mitin rodeada de alcaldes en Madrid. Decía hace unos días en Triana que el PSOE le sale por cada poro de piel. Puede que sea cierto, pero lo que también puede que sea verdad es que le salga porque ya no aguanta más ahí dentro, porque a una siglas con tanta historia se les hace insoportable compatir espacio con quien en Andalucía pacta con bancos, privatiza encubiertamente la Sanidad, desoye a la marea blanca, recorta partidas en políticas de Igualdad…

Sin embargo, hay que admitir una cosa: su puesta en escena de ayer es perfectamente coherente con su estilo de política. Díaz se rodeó de la historia viva del PSOE… la misma que lo mató o, al menos, lo dejó agonizando. Allí estaba sentado Felipe González, el ejemplo andante de puerta giratoria y capitalismo de pobreza energética. Allí estaba Alfonso Guerra, que lleva años viviendo del Congreso a la sopa boba.

Decía Susana Díaz que quiere volver a ganar elecciones como Rodríguez Zapatero, obviando que fue precisamente éste quien comenzó debacle electoral en la que se encuentra ahora el partido. La última legislatura de ZP fue, básicamente, deleznable. Con su escudero Pérez Rubalcaba, el mismo que decía que ya no se tenía con fuerzas de ir a trabajar al apagar el despertador y unas semanas después se hacía secretario general, realizó los mayores recortes vividos en el Estado de bienestar hasta aquel momento. Fueron los dos, Zapatero y Rubalcaba los que cavaron la fosa de ese Estado de bienestar con la modificación con nocturnidad y alevosía -y complicidad con el PP- el artículo 135 de la Constitución que prima el pago a los bancos sobre la prestación de servicios públicos.

En suma, allí sentados estaban todos los que ejecutaron el golpe de Estado en el PSOE diseñado por Díaz que terminó en aquel sábado negro que pasará a la historia socialistas como uno de los episodios más vergonzantes. Todos los que incluso ahora, dominando la gestora, han comenzado a jugar sucio con, por ejemplo, cortando las vías de financiación a quien consideran una amenaza.

Y las sospechas de juego sucio no quedan ahí, basta echar un vistazo a las agrupaciones locales, como a la de Rincón de la Victoria, uno de los puntales ‘susanistas’ en Málaga dentro de los cargos orgánicos del PSOE -de la militancia está por ver-. En esa agrupación local, los ‘sanchistas’ no han podido comunicar a toda la militancia que constituían la plataforma de apoyo a Pedro Sánchez: el partido no les ha dejado el censo de militantes para informar, del mismo modo que podrá informar ahora el bando de Díaz.

En aquella agrupación local tampoco se ha informado a la militancia de la última Asamblea Ordinaria -la única del año- en la que los ‘susanistas’ sufrieron un duro varapalo al perder una votación solicitando la celebración de un Congreso Federal Extraordinario. Allí hay ‘sanchistas’ que aseguran que han tenido que hacerse militantes fuera de Andalucía porque en Rincón nadie facilitaba el proceso y la desatendían. Si allí en Rincón de la Victoria, a la que están muy ligados el secretario general del PSOE de Málaga, Miguel Ángel Heredia, y el número 3 del PSOE de Andalucía, Francisco Conejo, ¿qué creen que sucederá en el resto?

Toca ahora a hablar a la militancia, la misma a la que todos los que estaban ayer sentados en Madrid junto a Susana Díaz, incluida ella, negaron voz y voto cuando Pedro Sánchez sí quería. Entonces, los susanistas lo tenían claro: era hora de dejar que el Partido Popular gobernara. Ahora, en cambio, es hora de no olvidar a quien pacta de manera continuada con la derecha, tanto en España como en Andalucía, sin mirar siquiera de soslayo a la izquierda. Veremos cómo funciona la memoria socialista, veremos si es selectiva o, por el contrario, consecuente.