El mentiroso Rajoy que nos trata como idiotas

Si hay algo intolerable, por encima incluso de la corrupción, es que un presidente del Gobierno trate a la ciudadanía como idiota. Eso es lo que hace Mariano Rajoy, que sistemáticamente y en comandita con los suyos, trata a los españoles y españolas como si no tuviéramos dos dedos de frente. La última soberana desfachatez que ha cometido el presidente indigno del Gobierno es negarse a ir a declarar a la Audiencia Nacional y solicitar hacerlo con su amado plasma.

Una vez más, Rajoy nos mintió, puesto que cuando se hizo pública su citación para ir a declarar quiso transmitir a la ciudadanía la percepción de que era algo normal, como le parece normal que el Partido Popular sea la única formación en la historia de la democracia imputado. Terrible. Entonces, aseguró que iría “encantado a responder a lo que tuvieran a bien preguntar”, encuadrando el hecho de que un presidente del Gobierno tenga que sentarse enel banquillo de la Audiencia Nacional como “un acto de pura normalidad”.

Sólo hay dos opciones: o su nivel de estupidez de Rajoy es tan grande como la corrupción que asola al PP (hasta el punto de haber sido calificada por la Justicia como “organización criminal”) o cree que lo es el nuestro. ¿Quién se cree que un presidente que pide declarar por plasma en plenas vacaciones de verano, para pasar lo más inadvertido posible, de veras está comprometido con la lucha contra la corrupción? NADIE.

¿Quién se cree que entre las excusas expuestas se encuentra evitar “un despliegue importante de recursos públicos? Ni siquiera 25 kilómetros separan La Moncloa de la Audiencia Nacional y Rajoy nos quiere ahora ahorrar el dispositivo de seguridad necesario para cubrir su desplazamiento. El mismo que no recurre al plasma ni mira el gasto para inaugurar en otras Comunidades Autónomas el salón del automóvil, uns jornadas llamadas “Conectados al futuro” o inaugurar una sede de Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social y del Instituto Nacional de la Seguridad Social (ni siquiera recurro a los casos más hirientes que desvela Tremending Topic, programa de Bertín Osborne incluido). ¡Qué desfachatez!

Rajoy hace mucho tiempo que es un presidente indigno de este país. El hecho de que su compromiso con la lucha contra la corrupción endémica de su partido sea tan esclerótica como su defensa de la igualdad y justicia social, deberían hacer que el resto de las formaciones tuvieran altura de miras, dejaran a un lado fines partidistas, y buscaran una fómula de Gobierno alternativo tras apoyar la moción de censura que se registrará hoy Unidos Podemos.

El nivel de corrupción y deshonestidad por parte del Partido Popular y del Gobierno está escalando tan rápidamente como la precariedad, la desigualdad y el número de personas bajo el umbral de la pobreza. En ese contexto, si yo fuera presidente del Gobierno, comenzaría a ver amenazas por todos lados, porque en último extremo me sentiría el artífice de haber conducido a millones de personas a no tener ya nada que perder y, cuando se llega a ese punto, las reacciones son impredecibles y los valores se trastocan.