La conexión Rajoy-Gürtel-ISIS

El único presidente del Gobierno que se ha sentado en el banquillo, Mariano Rajoy (PP), tendrá que volver a dar la cara ante los españoles en el Congreso de los Diputados. Aquella comparencia en la Audiencia Nacional ya supuso una auténtica desvergüenza para España en todo el mundo, que asistió ojiplático cómo el popular se tomó a broma su declaración. Mañana miércoles y aunque es cierto que no podemos esperar mucho de esa comparecencia en un Pleno Extraordinario, al menos no tendrá entre sus aliados a quien veta preguntas incómodas -otra cosa es que las responda.

El Partido Popular (PP) jamás ha colaborado con la justicia en lo que a la trama Gürtel se refiere. Imaginen, que el juez hubo de expulsar a la formación de la causa porque estaba utilizando su posición en la acusación para boicotear el proceso… Desde Génova se han puesto todas las trabas posibles para esclarecer la verdad, hasta el punto de destruir pruebas (los famosos discos duros). En cuanto a las comparecencias, Rajoy nos quiso tomar el pelo pero le salió mal y finalmente hubo de desplazarse hasta la Audicencia Nacional.

Ahora, el vicesecretario general del PP, Fernando Martínez-Maillo, considera que, con “la que está cayendo en España”, resulta “extraterrestre” que Rajoy dé explicaciones en el Congreso sobre la financiación ilegal del PP. Lo que resulta, no ya extraterreste, sino un nuevo insulto a la democracia por parte de los populares es que haya que obligar al presidente a que rinda cuentas, en lugar de hacerlo voluntariamente. En suma, un presidente indigno de su cargo.

Lo que es un escupitajo al sentido común y la decencia es que Martínez-Maillo reste importancia a la financiación ilegal del PP en el año 2000. Y lo es porque, además, Rajoy conocía el presupuesto de esa campaña como director de la misma que era, porque el Tribunal de Cuentas entonces ya alertó sobre lo irregular de las donaciones… Pero obtener la mayoría absoluta era más importante y, como es norma en el PP, éste utilizó la democracia mientras servía para sus fines y, cuando ésta le estorbó, la apartó a un lado. No jugó limpio.

Sin aquella financiación ilegal en campaña, ¿habría obtenido la mayoría absoluta? Quizás no, quizás nos podríamos haber ahorrado entrar en la guerra de Irak en 2003, aquella que se inventaron Bush, Blair, Aznar y Barroso y que aun a día de hoy no han sido juzgados como los criminales de guerra que a mis ojos son. De aquella guerra, no lo olvidemos tampoco, es de donde surgió ISIS… así que, quizás, señor Martínez-Maillo, no es tan extraterreste que Rajoy dé la cara en el Congreso porque la financiación ilegal de aquellas elecciones y lo que aconteció en Las Ramblas no está tan desconectado como ustedes nos quieren hacer ver.

Creánme que esta reflexión no es fruto de malabares históricos, que no es en absoluto una conexión descabellada ni artificial. Es lo que es. Aunque no hubiera participado Aznar en aquella guerra -con la oposición en bloque en la mayoría de la ciudadanía española-, seguramente EEUU y Reino Unido habrían continuado igualmente con su guerra inventada, pero, al menos, España no quedaría para la Historia como corresponsable de aquella mascacre y de todo lo acontecido después.