Caso ERE o la estocada definitiva para el PSOE histórico

David Bollero

Arranca hoy el jucio del caso ERE en Andalucía que sentará a 22 exaltos cargos del PSOE andaluz. Se trata de una causa extremadamente compleja por sus ramificaciones que ha tardado cerca de siete años en sentar al último bastión socialista en el banquillo. Encabezando la lista de imputados, Manuel Chaves y José Antonio Griñán –éste último, con la amenaza de cárcel incluida-, que suman 23 años de gobierno autonómico.

La defensa a ultranza de ambos por parte de la actual presidenta, Susana Díaz, puede suponer un rejonazo de muerte política para ella. Con las elecciones, salvo un adelanto que se anticipara a la sentencia, previstas para marzo de 2019, la condena de los dos mentores de Díaz dejaría tocado a todo el socialismo español y, muy especialmente, al andaluz, revelando una red clientelar que muchas personas llevan denunciado desde hace décadas.

El argumento de defensa de Díaz para Chaves y Griñán evidencia que su concepto de socialismo se aproxima más al neoliberalismo del PP que a la lucha obrera: según ella, ni Chaves ni Griñán se han enriquecido con esta trama, no se les ha encontrado dinero en cuentas de Suiza ni en Islas Caimán, no gozan de un patrimonio mayor que el que tenían cuando accedieron al Gobierno. Todo eso parece ser  cierto pero, ¿en qué lugar queda el PSOE si se malversó dinero público para enriquecer a terceros? ¿Cómo queda el partido si se compraron votos, si blindaron dos décadas de socialismo andaluz a costa de ayudas públicas adjudicadas fraudulentamente? ¿En qué posición queda Susana Díaz, que ya estaba a bordo de ese barco gracias a quien la puso a dedo al frente de la Junta y se enfrenta ahora a penas de prisión?

Más importante que si Chavez o Griñán se enriquecieron directamente es si se traicionó la lucha obrera por el partido que debería haberla encarnado. Eso es algo que algun@s no parecen entender… otr@s muchos sí. Quizás por eso, la debacle electoral del PSOE no parece atajarse, con el agravante para Díaz de que, esta vez y si finalmente hay condena, habría que ser muy cínica para volver a culpar a Pedro Sánchez, aunque nadie se atreve a poner la mano en el fuego porque no lo haga.