Opinion · Posos de anarquía

Rivera y sus mentiras sobre la brecha salarial

Anoche pude comprobar cómo Albert Rivera tiene muy bien armado un discurso para no arrojar demasiadas piedras sobre esta sociedad patriarcal que, en el fondo, tanto agrada a Ciudadanos. Al ser preguntado sobre la brecha salarial entre hombres y mujeres, el líder de la formación naranja únicamente se refirió a la maternidad como causa de esa brecha, enfocándose en sus medidas de conciliación. Por un momento, llegué a pensar cuán alejado está de la realidad pero no; en realidad, todo forma del nuevo planteamiento neoliberal que pone el acento en la natalidad para seguir generando clase obrera.

La maquinaria neoliberal no se detiene. Viendo la amenaza al patriarcado que supone el feminismo, impulsado por las mujeres y apoyado cada vez más por hombres que tienen dos dedos de frente, ha montado un discurso para desviar la atención y, de paso, impulsar una natalidad cuyo descenso en nada beneficia al capitalismo.

Desde la London School of Economics a la Universidad de Copenhague, pasando por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), comienzan a publicarse estudios que viene a culpabilizar de la brecha salarial a la maternidad. Es sobre esos informes sobre los que Rivera trata de engañar a la ciudadanía.

Bien es cierto que la maternidad amplifica la brecha salarial, más aún cuando es la madre quien ha de reducir su jornada -en lugar del padre-. Hago aquí un inciso para hacer un guiño preciso a las parejas monomaternales, en cuyo caso, sea quien sea quien reduzca su jornada, es la mujer la damnificada.

Sin embargo, mentiríamos si dijéramos que no existe brecha salarial antes de ser madre. El último informe de los Técnicos de Hacienda (Gestha), elaborado con datos de la Agencia Tributaria correspondientes a 2016, revela que las mujeres cobraron 4.745 euros menos que los hombres, esto es, un 30% menos. Esa diferencia en las retribuciones se dan en el mismo instante en que una mujer se incorpora al mercado laboral.

Y de nuevo, la trampa: ¿Cuántas veces han oído eso de que “es imposible que una mujer cobre menos porque los salarios se rigen por el convenio colectivo”? Infinidad de veces, pero el truco está en los complementos salariales. Una cosa es compartir el mismo salario base y otra muy distinta la discrecionalidad con que se determinan los complementos.

Por otro lado, y desmontando la mentira de Rivera de que la maternidad es la culpable de la brecha salarial, ¿sabían que la brecha se acentúa más entre los 26 y 45 años? “Pues justo la franja en la que se tienen hij@s”, dirán ustedes… y claro, tienen razón, pero es que la brecha sigue creciendo entre los 46 y los 65 años, según datos del INE; incluso las mujeres mayores de 65 años -cada vez más casos-, cobran la mitad que los hombres.

Así pues, no se dejen engañar por Ciudadanos, no caigan en mirar sólo a la maternidad para eludir sentenciar que nuestra sociedad es machista, que el patriarcado es el verdadero culpable de esta brecha salarial. Un patriarcado que gusta a la formación naranja porque gusta al IBEX35, porque es imposible defender el capitalismo sin defender el machismo. Eso es algo que mi amigas me lo han hecho ver, esas de las que tanto aprendo día a día.

Por eso, cuando Inés Arrimadas se negó a apoyar la huelga feminista del 8 de marzo alegando que incluye consideraciones que nada tienen que ver con el feminismo, como es el caso del capitalismo, evidenció que o miente o ignora. En el primero de los casos -el más probable, como anoche hizo Rivera-, resulta indignante su cinismo y ansias de manipulación; en el segundo, es inquietante saber que en las clases de coaching que reciben y pagan con esas cuentas tan poco claras nadie le haya explicado que el capitalismo se sostiene sobre la base del machismo. ¿Es que no hay feministas que apoyen el capitalismo? Pues no. Son ideas excluyentes. Tampoco se dejen engañar en eso.