Opinion · Posos de anarquía

¡Grandes defraudadores, barra libre! Gobierna el PP

Pese al compromiso del Partido Popular (PP), 2017  supuso la tercera  vez en cinco años que la recaudación de la lucha contra el fraude fiscal se desploma: se recaudaron unos 14.800 euros, que son cerca de 100 millones de euros menos que el año anterior. Otra promesa incumplida, sencillamente, por falta de voluntad política.

Mientras se facilitan estas cifras demoledoras, Rajoy miente en el Congreso de las Diputadas y los Diputados; a finales del año pasado tuvo la desfachatez de presumir de “los mejores datos de la historia” al destacar los 65.232 millones recaudados de 2012 a 2016… con una amnistía fiscal que dio carta blanca a la corrupción, tráfico de seres humanos, de drogas, armas…

L@s Técnic@s del Ministerio de Hacienda (Gestha), que de esto saben un poquito, hablan directamente de “fracaso” y opacidad que no busca más que esconder el desplome en el número de delitos fiscales descubiertos. La AEAT continúa sin informar de  los delitos fiscales denunciados (cuando el fraude supera los 120.000 euros), de los ingresos en ejecutiva y de los ingresos de liquidaciones y actos de gestión recaudatoria.

En un país en donde el fraude fiscal campa a sus anchas -y no me refiero al pequeño defraudador, sino al grande- vemos para nuestro asombro cómo las denuncias tramitadas caen en picado. ¿Cómo es posible que suceda esto en un momento en el que más falta hace el dinero -lo vemos con las pensiones indignas- y en el que los medios de comunicación estamos sacando a luz los mayores escándalos como los Papeles de Panamá, el de Football Leaks o el de los Papeles del Paraíso?

España tienen en la actualidad la mitad de inspectores de Hacienda que la media europea y de esos escasos recursos, el 80% se dedica al control de particulares, autónomos, microempresas y pymes, y al 20% restante la investigación de las multinacionales, grupos empresariales y grandes fortunas. No sólo eso, sino que gracias al Gobierno, los inspectores ya no concluyen los expedientes de delitos que detectan, tal y como advierte Gestha.

Las denuncias que realizan l@s técnic@s de Hacienda son alarmantes, no sólo porque tengan que ser ell@s quienes saquen estos datos a la luz, sino por la repercusión de los mismos: por cada euro que ingresa la AEAT en su lucha contra el fraude quedan casi cinco pendientes de cobro. Si se dispusiera de mayor eficiencia, indican, sería posible recaudar a medio plazo unos 40.000 millones de euros.

¿Quién está dejando de pagar esos cinco euros que no llegan a las arcas del Estado? ¿Qué grandes defraudadores se salen con la suya gracias a las condiciones de impunidad que han creado Rajoy y los suyos? ¿Por qué no se invierte la proporción y el 80% de inspectores controla a las grandes fortunas y el 20% a los particulares y autónomos? Todas las respuestas conducen a una misma conclusión: porque un puñado de indeseables vive a nuestra costa robándonos a manos llenas mientras con un Gobierno compinche.